Harina de otro costal

¿Cuál sería la reacción del público si la agresión no hubiera estado dirigida hacia Baldetti? ¿Justificamos la violencia en contra de quien nos cae mal y la condenamos cuando la víctima es de nuestra simpatía? (Foto: Esteban Biba/Soy502)

¿Cuál sería la reacción del público si la agresión no hubiera estado dirigida hacia Baldetti? ¿Justificamos la violencia en contra de quien nos cae mal y la condenamos cuando la víctima es de nuestra simpatía? (Foto: Esteban Biba/Soy502)

Insultar, agredir, atacar, escupir. ¿Cuál es el límite? ¿Qué es válido y qué no? ¿Se justifica? ¿Depende de quién lo haga? ¿Depende de a quién se lo hagan? ¿Es esto también libre expresión? Creo que tenemos confusión de qué quiere decir libertad y olvidamos la responsabilidad sobre nuestros actos.  Nos hemos adaptado y se vuelve aceptable que insultar es válido; y realmente ¡deja mucho que desear!

Desde periodistas, columnistas, conductores de programas de radio, tv y ciudadanos que se expresan por las redes sociales hasta personajes públicos insultando por la apariencia, creencia, ideología, forma de vestirse hasta la forma de actuar nuestra o de nuestros hijos. ¿Cuál es el límite? ¿Hasta dónde llega la libertad de expresión (no tiene límite) y dónde inicia un espacio o momento de autoevaluación y poner límites?

Así quedó la alfombra de las escaleras del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, donde dos mujeres bañaron en harina a la vicepresidenta Roxana Baldetti. (Foto: Esteban Biba/Soy02).
Así quedó la alfombra de las escaleras del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, donde dos mujeres bañaron en harina a la vicepresidenta Roxana Baldetti. (Foto: Esteban Biba/Soy02).

Evaluar y criticar la labor de funcionarios públicos o incluso personajes públicos (la forma de vestir de Messi o si lloró o no lloró Cristiano Ronaldo) hasta si ha tenido cirugías, ha bajado de peso o subido Roxana Baldetti. ¿Cuál es el límite? ¿Qué aceptamos como sociedad y cómo individuos? ¿Es lanzar harina a la vicepresidente Roxana Baldetti un acto de libertad de expresión o es una agresión? ¿Qué nos pasa?

Resolvemos nuestras diferencias insultándonos, escupiéndonos, tirándonos agua, gritando por megáfonos, quemando cohetillos, tirando harina, puñetazos o balazos.
Quique Godoy
, economista

Hay muchos ejemplos. Diputados, “ciudadanos”, empresarios, líderes sociales, sindicalistas; todos por igual. No hemos mostrado la capacidad de resolver nuestras diferencias de manera civilizada.

La hostilidad con la que estamos viviendo nos acerca a una sociedad violenta. Resolvemos nuestras diferencias insultándonos, escupiéndonos, tirándonos agua, gritando por megáfonos, quemando cohetillos, tirando harina, puñetazos o balazos. ¿Cuál es el límite?

El tema va más allá de Roxana Baldetti y lo sucedido al final de la presentación del segundo informe de gobierno. Es una muestra de lo que como sociedad hemos sembrado y hoy estamos cosechando. Esa, es harina de otro costal.

Tratemos a los demás como quisiéramos que nos trataran a nosotros.

Dios los bendiga y les recuerdo que toda la gloria, la honra y el honor son siempre para Jesús.

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

14 de enero de 2014, 20:01

cerrar