La extraña historia del hombre que no puede demostrar que sigue vivo

Constantin Reliu es el hombre para el que la justicia está fallecido. (Foto: AFP)

Constantin Reliu es el hombre para el que la justicia está fallecido. (Foto: AFP)

Constantin Reliu, de 63 años, intentó demostrar que seguía vivo, pero sus alegatos no fueron suficientes. Un tribunal de Rumania los rechazó, pues su apelación fue presentada demasiado tarde.

Reliu supo que legalmente estaba muerto cuando regresó a Rumania después de varios años de ausencia. En 1992 viajó a Turquía para trabajar y fue en 1999 la última vez que visitó a su esposa. Desde entonces su paradero fue desconocido. Por esa razón, ella en 2013 solicitó a un tribunal que fuera declarado muerto, lo cual fue aprobado por las autoridades en 2016.

  • PODRÍA INTERESARTE...

De su propia "muerte" se enteró Reliu en enero de este año, cuando llegó al aeropuerto de Bucarest, Rumania, después de que las autoridades turcas lo deportaran porque sus documentos habían expirado.

Según la ley rumana, Reliu todavía puede solicitar la anulación del certificado de defunción, pero tiene que hacerlo en el mismo tribunal donde se emitió la decisión de 2016. No obstante, por el momento el hombre no tiene recursos para seguir la batalla en los tribunales.

"Oficialmente, estoy muerto, aunque estoy vivo. No tengo ingresos, y no puedo hacer nada, porque me consideran muerto", explicó.

*Con información de RT

18 de marzo de 2018, 10:03

cerrar