Homo naledi, una nueva especie de homo con rasgos de Australopithecus

Fotografía facilitada por la Universidad de Wits tomada el 13 de septiembre de 2014 que muestra el esqueleto de la nueva especie de homínido descubierta, el "Homo Naledi" en el Instituto de Estudios de la Evolución de la Universidad de Witwatersrand en Joahnnesburgo (Sudáfrica). (Foto: EFE/ Wits University)

Fotografía facilitada por la Universidad de Wits tomada el 13 de septiembre de 2014 que muestra el esqueleto de la nueva especie de homínido descubierta, el "Homo Naledi" en el Instituto de Estudios de la Evolución de la Universidad de Witwatersrand en Joahnnesburgo (Sudáfrica). (Foto: EFE/ Wits University)

Un equipo internacional de científicos ha descrito por primera vez al Homo naledi, una nueva especie de homínido que tiene rasgos de Australopithecus y que podría ser el ejemplar más antiguo del género Homo.

Homo naledi fue descubierto en 2013 en la cámara Dinaledi de la cueva Rising Star de Sudáfrica (cerca de Johannesburgo) y sus restos aparecieron entre más de 1,550 fósiles, lo que convierte este yacimiento en un tesoro paleontológico.

En este lugar se encontraron los huesos de 15 individuos de la misma especie, lo que ha permitido documentar y describir el esqueleto del Homo naledi con mucho detalle.

La descripción completa de esta nueva clase de homínido se publica hoy en la revista eLIFE. Pero ¿cómo era este individuo?.

"Homo naledi es un mosaico de caracteres de forma, es decir, tiene un tronco con forma de embudo, no en forma de barril como el de los hombres actuales, sino parecido a una pirámide, un rasgo propio del Australopithecus o de los grandes simios actuales como el chimpancé", explicó a Efe el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y coautor del estudio, Markus Bastir.

Además, "tiene un cráneo pequeño, con la forma de los primeros representantes del género Homo, como el hábilis o el erectus, y una capacidad craneal muy pequeña, aproximadamente un tercio de lo que ocupa nuestro cerebro actual", agrega.

Sin embargo, aunque es muy robusto, y tiene un cráneo y un tronco primitivos, sus extremidades son "prácticamente iguales a las de los humanos modernos".

Sus manos tienen la capacidad de manejar objetos que tenemos los hombres de ahora, pero sus dedos y falanges están curvos, lo que, según los expertos anatómicos, significa que estarían adaptados para vivir en un hábitat arboreo.

Homo naledi fue descubierto en 2013 en la cámara Dinaledi de la cueva Rising Star de Sudáfrica (cerca de Johannesburgo) y sus restos aparecieron entre más de 1,550 fósiles, lo que convierte a este yacimiento en un tesoro paleontológico. (FOTO: EFE/Thapelo Morebudi / Govt Communic)
Homo naledi fue descubierto en 2013 en la cámara Dinaledi de la cueva Rising Star de Sudáfrica (cerca de Johannesburgo) y sus restos aparecieron entre más de 1,550 fósiles, lo que convierte a este yacimiento en un tesoro paleontológico. (FOTO: EFE/Thapelo Morebudi / Govt Communic)

Al mismo tiempo, "tanto la muñeca como los huesos de la palma de la mano son muy modernos, lo que indica que, pese a que no se han encontrado herramientas en el yacimiento, con esa anatomía podrían utilizarlas perfectamente", matiza el investigador.

"Los pies también son como los nuestros, salvo que los dedos son ligeramente curvos, lo que significa que estarían adaptados para vivir en los árboles y en la tierra".

En conjunto, este homo, de 1.50 metros y unos 50 kilos, tiene rasgos de Australopithecus pero es más grácil que esta especie.