Reos de “alta peligrosidad” tienen piscina en la cárcel Fraijanes 1

Los reos de la cárcel Fraijanes 1, considerados de alta peligrosidad, han podido gozar de una piscina que se encuentra ubicada en el interior del penal, lo que vuelve a revelar los privilegios que gozan algunos reclusos y que el Sistema Penitenciario permite sin control o regulación. 

Fotografías a las que tuvo acceso Soy502 confirman un hecho sobre el cual ninguna autoridad del Sistema ha querido pronunciarse, pese a las llamadas y mensajes.

De acuerdo con la imagen, la piscina se encuentra en el patio donde hay una pared pintada con figuras que representan a una de las pandillas. Otra imagen de archivo, de 2015, muestra la misma pared y confirma que se trata de la cárcel Fraijanes 1.

La imagen de la piscina fue tomada en la segunda semana de marzo de 2016. Al fondo del lugar, se observa también una mesa de "futillo".

 

La piscina se convierte en otro privilegio para los privados de libertad, al igual que el resto de objetos que se aprecian en las fotografías como un minirefrigerador, una televisión plasma y un equipo de sonido de alta potencia.

A eso se suma el ingreso de bebidas alcohólicas y armas blancas sin ningún control de las autoridades del penal y del Sistema Penitenciario.

Vista de las bebidas alcohólicas y el arma blanca vistas en la cárcel Fraijanes 1. (Foto: Soy502)
Vista de las bebidas alcohólicas y el arma blanca vistas en la cárcel Fraijanes 1. (Foto: Soy502)

En la cárcel Fraijanes 1 se encuentran actualmente 252 reos, todos considerados de “alta peligrosidad”, entre ellos pandilleros y otros acusados de narcotráfico.

En esa prisión fue encontrado muerto el pasado 27 de febrero el ex militar Francisco Arana, quien cumplía una sentencia por el robo millonario en el Aeropuerto Internacional La Aurora.

Es sorprendente porque Fraijanes 1 está catalogada como una cárcel de alta seguridad, entonces se supone que hay un régimen interno con medidas de seguridad muy estrictas
Corinne Dedick
, consultora de CIEN

Investigan cómo entró la piscina

El director del Sistema Penitenciario (SP), Carlos de León Zea, dijo que se ha iniciado una investigación para establecer quién permitió el ingreso de la piscina, pues las autoridades de la institución desconocían que la alberca se encontraba ahí. "En otros países del mundo los privados de libertad cuentan con beneficios como celdas individuales y acceso a computadoras", indicó De León Zea, quien además cuestionó si la piscina era o no un "privilegio". Tampoco consideró que representara un peligro, pese a la reciente muerte de Arana en esa prisión.

Esta es la entrevista:

El jueves 10 de marzo se llevó a cabo una requisa en Fraijanes 1, sin embargo no se reportó el hallazgo de la piscina.

El SP dio a conocer que localizaron 12 celulares, 12 chips para teléfono, 6 libras de marihuana, 14 armas punzocortantes hechizas, 7 cervezas y varios envases de vidrio. 

Al consultar a la Unidad de la Procuraduría de los Derechos Humanos, PDH, que se encarga de verificar la situación de las cárceles en el país, el responsable indicó que no se pueden pronunciar pues estas anomalías no constituyen una violación a los derechos humanos de los privados de libertad. "No puedo opinar al respecto", indicó Gerardo Villamar, de la PDH. El director del SP indicó que este viernes 11 de marzo se reunió con la PDH para determinar los criterios que definen un "privilegio" en los penales del país.

La consultora del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), Corinne Dedick, se mostró sorprendida al ser informada del hallazgo. La experta indicó que el uso de una piscina no es parte de la rutina que se debe llevar a cabo en una cárcel y menos en una de alta seguridad. “Hay que averiguar qué pasó", afirmó.

Una historia que se repite

En en el gobierno de Oscar Berger ocurrió una situación similar, que le costó el puesto de Directora del Sistema Penitenciario a la abogada Patricia Guillermo de Chea. A finales de abril de 2005, el matutino Siglo Veintiuno publicó en primera plana una fotografía de peligrosos reos bebiendo licor alrededor de una mesa. Luego, el mismo diario reportó que en la cárcel de Escuintla los reos se refrescaban en una piscina de plástico y acompañó la información con fotografías del lugar. La señora de Chea se vio obligada a dimitir.

 

 

 

 

11 de marzo de 2016, 03:03

cerrar