Implicados en fraude por Lago de Amatitlán cuentan su versión del caso

La diligencia se lleva a cabo en un Juzgado de Villa Nueva. (Foto Wilder López/Soy502)

La diligencia se lleva a cabo en un Juzgado de Villa Nueva. (Foto Wilder López/Soy502)

En el segundo día de la audiencia de primera declaración por el caso de fraude en la adquisición de una fórmula para limpiar el lago de Amatitlán, siete de los 15 implicados relataron cómo se vieron involucrados en el supuesto fraude.

Quienes ofrecieron su declaración fueron Marilyn Sosa, quien laboraba para el Ministerio de Ambiente y a su vez, prestaba asesoría a la empresa M. Tarcic Engineering Ltd., que fue favorecida por el contrato de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (Amsa).

Jorge Mario de Jesús Cajas, cuyo argumento se basó en que él pertenecía al área de adquisiciones del PNUD y dicho organismo no acepta corrupción; sin embargo, pese a estar asignado a un programa de desarrollo en Petén, habría colaborado con M. Tarcic en asesorar el proceso de legalización del proyecto.

Quien en su declaración limitó sus funciones a procedimientos administrativos sin conocimiento de lo que sucedía fue Sergio Marroquín, quien contaba con firma registrada para la emisión de cheques de la compañía.

Una de las sindicadas que con su declaración podría dar lugar a la suma de otro delito a alguno de los implicados es Clara Carballo, quien fungía como mandataria legal de Tarcic y quien aseguró que su firma fue falsificada en unos cinco documentos del proyecto.

A decir del fiscal Juan Francisco Sandoval, la afirmación de Carballo podría repercutir en que se solicite una evaluación grafológica para determinar quién incurrió en falsificación, pero destacó que esto no impacta la imputación contra ella pues reconoció haber firmado los contratos del proyecto.

El coordinador del proyecto, Allan Franco, también emitió su declaración ante el juez Arnoldo Orellana y aceptó que era quien estaba a cargo de formular y procurar los documentos para la adjudicación.

Los últimos en hablar fueron Manuel Sosa y Sandra García. En el caso del primero, señalado de enriquecimiento ilícito, admitió recibir dinero de la compañía por la coordinación de un grupo de supervisión del proyecto.

Por su parte, García quien laboraba para Amsa, reconoció haber rendido informes de sus labores a Mario Baldetti, hermano de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, por orden del entonces director Edvin Ramos, quien le indicó que él era el que hacía las gestiones de dinero y con otras entidades gubernamentales. 

Hugo Rodolfo Roitman, más conocido como Uri, quien dijo sentirse mareado al ser llamado ante el juez, es el único implicado que resta por declarar, entre los que aceptaron hacerlo. (Foto Wilder López/Soy502)
Hugo Rodolfo Roitman, más conocido como Uri, quien dijo sentirse mareado al ser llamado ante el juez, es el único implicado que resta por declarar, entre los que aceptaron hacerlo. (Foto Wilder López/Soy502)

El proceso en el que también figura la exvicegobernante Baldetti, corresponde al fraude en la adquisición por 137.8 millones de quetzales de una sustancia para sanear el lago de Amatitlán a la empresa de origen israelí M. Tarcic Engineering Ltd.

La exvicepresidenta aseguró que hará su declaración en el "momento procesal adecuado". (Foto Wilder López/Soy502)
La exvicepresidenta aseguró que hará su declaración en el "momento procesal adecuado". (Foto Wilder López/Soy502)