El incidente de una jueza y un médico del IGSS que terminó con captura

Todo empezó cuando la jueza se presentó al hospital El Ceibal, del IGSS, para requerir información sobre unos pacientes. (Foto: Facebook/Hospital de Accidente Ceibal)

Todo empezó cuando la jueza se presentó al hospital El Ceibal, del IGSS, para requerir información sobre unos pacientes. (Foto: Facebook/Hospital de Accidente Ceibal)

El cumplimiento de una solicitud de información sobre los involucrados en un accidente de tránsito derivó en un desacuerdo entre un médico del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y una jueza de paz que ha provocado el descontento entre ambos gremios.

La noche del 27 de octubre, la jueza de Mixco, Norma García, arribó al hospital de accidentes El Ceibal para verificar la condición de dos pacientes involucradas en un incidente vial. La información fue denegada por el doctor Juan Pablo Araujo.

Según el Colegio de Médicos, la decisión del profesional de la salud responde a que la juzgadora no se identificó. "Repudiamos las acciones de cualquier ciudadano que, haciendo uso y abuso de su cargo, quiere obligar (...) a dar información de pacientes recluidos para su tratamiento, sin permitir que se aplique el protocolo establecido", detalló el órgano referido.

Por su parte, la Asociación de Jueces y Magistrados rechazó la declaración del colegio y manifestó que la jueza sí se identificó, por lo que al médico le correspondía cumplir con el artículo 9 del Código Penal que establece: "Los funcionarios y empleados públicos guardarán a los jueces y tribunales el respeto y consideración que por su alta jerarquía merecen. Las órdenes, resoluciones o mandatos que los mismos dictaren en ejercicio de sus funciones serán acatadas inmediatamente". 

Los jueces y magistrados, por vocación y conocimiento, estamos al servicio del pueblo de Guatemala y actuamos en nombre de él
Asociación de Jueces y Magistrados.

El titular de la asociación, Marlon López, afirmó que la jueza ordenó la detención de Araujo debido a que no es la primera vez que impide una diligencia y que incluso intentó evitar la aprehensión al escabullirse en salas del centro asistencial.

De esa cuenta, el médico fue llevado por agentes de la Policía Nacional Civil ante un Juzgado de Turno en el que, tras varias horas, fue dejado en libertad por falta de mérito, específicamente, a las 13:00 horas del 28 de octubre.

Tanto el Colegio de Médicos como la Facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala y autoridades del IGSS respaldaron el actuar de Araujo y demandaron una sanción para García, "para evitar que sea utilizada la investidura de juez para cometer abusos contra instituciones y personeros de salud y menos si estas acciones pueden agravar la condición de los pacientes en los hospitales".

Por su parte, la Asociación de Jueces defendió el actuar de la juzgadora y rechazó "cualquier acción o comentario infundado que menoscabe su honorabilidad", al hacer referencia a los comentarios que profesionales médicos divulgaron en redes sociales en torno a lo ocurrido.

  • PUEDE INTERESARTE...

09 de noviembre de 2017, 12:11

cerrar