Indigente se convierte en la pintora española más cotizada del mundo

"La energía y la persistencia conquistan todas las cosas", frase atribuida al estadounidense Benjamín Franklin, fue puesta en práctica a la perfección por Lita Cabellut, quien nació en uno de los barrios marginales de Barcelona, fue abandonada por su madre y pasó su infancia pidiendo limosna. Ahora es una de las pintoras españolas más cotizadas del mundo.

Cabellut es la única española en la lista de los artistas más cotizados del mundo, ocupando el puesto 333 del "top 500" de artistas contemporáneos que ocupan un puesto en dicho ranking, aunque en su país es una total desconocida.

  • MIRA TAMBIÉN: 

En dicho listado que publica cada año Artprice, el número uno mundial de los bancos de datos sobre la cotización y los índices del arte, solo hay dos españoles que venden más que Lita Cabellut en subastas de todo el mundo: Juan Muñoz y Miquel Barceló, mientras que los famosos Antonio López y Jaume Plensa no figuran en el listado.

A la pintora, nacida en Barcelona en 1961, le habría resultado difícil mirarse a las palmas de las manos antes de cumplir los trece años y creer en el destino que le aguardaba. Ella fue abandonada por su madre prostituta a los tres meses de su nacimiento y creció como una niña de la calle.

Su familia adoptiva la llevó de viaje a Madrid. En el Museo del Prado, Lita tuvo una manifestación vocacional de esas tan frecuentes en temperamentos artísticos como el suyo. Rescatada de su particular Nilo y gracias a sus padres adoptivos, la pequeña pudo estudiar en la prestigiosa Rietveld Academy de Ámsterdam y cumplir aquello con lo que soñó cuando plantada ante un cuadro de Rubens exclamó: “Mamá, yo quiero pintar”.

La pintora no ha parado de retratar a los desarrapados de la sociedad hasta convertir sus obras en alegatos de humanidad, cuadros de una fuerza desgarradora. Sus primeras pinturas fueron retratos de proxenetas y prostitutas que había visto cuando era niña.

  • ESTO TE PUEDE INTERESAR:

Cabellut reivindica la universalidad del arte, a través del cual describe la realidad de la condición humana. Visiblemente influida por artistas como Francisco de Goya o del pintor Francis Bacon, su universo creativo se aferra al compromiso y la preocupación por el ser humano, al que toma como objeto e introduce en la obra mediante una técnica en la que la importancia recae en captar la vivacidad de la piel, el órgano más externo que revela el paso del tiempo y las experiencias; aquel que desnuda la crudeza, la fuerza, el carácter y la angustia de los instantes más emotivos de su existencia.

*Con información de Cultura Inquieta

02 de enero de 2017, 12:01

cerrar