La inseguridad los hizo emigrar y las pandillas los mataron en EE.UU.

Los jovenes fueron asesinados por la MS-13. (Foto: The New York Times)

Los jovenes fueron asesinados por la MS-13. (Foto: The New York Times)

La Mara Salvatrucha, o simplemente MS-13, ha tenido presencia en Long Island durante décadas, pero en los últimos 18 meses se ha hecho sentir: el grupo es señalado como responsable en 17 asesinatos, según la policía del condado de Suffolk.

El caso que más ha conmocionado a la comunidad fue el reciente asesinato de cuatro jóvenes latinos a mediados de abril, durante las vacaciones de primavera. Los cuerpos fueron hallados en el bosque, detrás de un campo de fútbol. Fueron apuñalados a muerte con machetes: el arma preferida de la MS-13.

Justin Livicura, de 16 años, era de familia ecuatoriana y había nacido en East Patchogue, Nueva York. Trabajaba en un restaurante con Jorge Tigre, de 18, quien había llegado a los 10 años desde Ecuador. Michael López Banegas, de 20, había huido de la violencia de las pandillas en Honduras hace tres años para reunirse con sus padres en Brentwood. El primo de 18 años de Michael, Jefferson Villalobos, también huyó de Honduras en la misma época; vivía en el sur de Florida con sus padres.

Los rostros de los jóvenes asesinados. (Foto: The New York Times)
Los rostros de los jóvenes asesinados. (Foto: The New York Times)

Ninguno de ellos parece haber tenido alguna conexión aparente con la MS-13; se habían esforzado por mantenerse alejados de la pandilla, indican vecinos y personas que los conocían. 

Las autoridades aseguraron que han reunido a individuos que se sabe que son pandilleros y han arrestado a 220 de ellos desde septiembre. Entretanto, en los rincones de Long Island ha quedado claro que incluso las acciones más casuales de los adolescentes, desde usar una camisa del color equivocado o ser irrespetuosos con algún extraño, tienen fuertes consecuencias, aunque estén en Estados Unidos: ahí también están al alcance de la MS-13.

  • Mira ahora:

El comisionado de la policía de Suffolk, Timothy Sini, no quiso discutir los detalles de la investigación, pero dijo que, para la MS-13, la violencia es tanto un medio como un fin.

“Cuando la pandilla se siente despreciada, usa violencia para lidiar con ello”, dijo Sini. “Cuando siente que alguien no sigue las reglas, usa la violencia como respuesta. Francamente, cuando no les gusta alguien, encontrarán una razón para usar la violencia en su contra”.

* Con información del New York Times

14 de julio de 2017, 18:07

cerrar