El insólito caso judicial contra un niño de cuatro años

El pequeño fue citado por el Juzgado Quinto de Primera Instancia de la Niñez y Adolescencia. (Foto: Wilder López/Soy502)

El pequeño fue citado por el Juzgado Quinto de Primera Instancia de la Niñez y Adolescencia. (Foto: Wilder López/Soy502)

De la mano de sus padres y vestido con un saco azul, un pequeño de cuatro años que fue denunciado por el padre de una de sus compañeras de clase, acudió este 23 de mayo ante el Juzgado de Primera Instancia de la Niñez y Adolescencia.

La diligencia fue programada luego que el Ministerio Público (MP) refiriera al Juzgado el expediente recibido en la Oficina de Atención a la Víctima por supuestas lesiones ocasionadas por el menor a la hija del denunciante. 

Según la denuncia, el niño habría causado una herida en el dedo de su compañera con una tijera. (Foto: Unaterapeutatemprana)
Según la denuncia, el niño habría causado una herida en el dedo de su compañera con una tijera. (Foto: Unaterapeutatemprana)

Según el hecho denunciado, durante una clase, el acusado habría ocasionado una herida en uno de los pulgares de la niña con una tijera. Además, se hace referencia a que el infante habría jalado el cabello y empujado a la víctima en varias ocasiones.

Debido a la Ley de Protección Integral de la Niñez, el niño no fue interrogado, su visita al Juzgado fue para ser evaluado por una psicóloga, mientras jugaba y conversaba. En tanto que, los padres del pequeño fueron convocados a una diligencia de medidas de protección, según explicó el abogado de la familia, Pedro Moreno.

El abogado de la familia aseguró que cuatro maestras y la directora del establecimiento afirman que la agresión no ocurrió. (Foto: Marcia Zavala/Soy502)
El abogado de la familia aseguró que cuatro maestras y la directora del establecimiento afirman que la agresión no ocurrió. (Foto: Marcia Zavala/Soy502)

Durante la audiencia, Moreno y representantes del establecimiento educativo en el que estudian ambos menores, aseguraron que el hecho denunciado no ocurrió porque se acostumbra a llevar un registro de los incidentes entre estudiantes.

Sin embargo, en la parte demandante, se cuenta con una evaluación médica que hace constar que la niña sí sufrió una herida en el pulgar izquierdo.

Es un niño tranquilo, le gusta mucho jugar y es buen estudiante porque aprende rápido
Tío del niño señalado.

¿Un error del MP?

Gloria Castro, titular de la Defensoría de la Niñez de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), considera que el traslado del expediente a un Juzgado, antes de agotar la audiencia de conciliación entre los padres fue un error.

Nunca debió haberse judicializado el caso, es algo que se tuvo que resolver desde el establecimiento educativo
Gloria Castro
, defensora de la Niñez de la PDH.

Al respecto, la vocera del MP, Julia Barrera, aclaró que la intervención de la institución fue remitir el caso al Sistema de Protección de la Niñez para tomar las medidas adecuadas de acompañamiento para ambos menores y sus padres y no para buscar algún tipo de pena.

Es importante mencionar que no se transfirió al sistema de adolescentes en conflicto porque el niño es inimputable
Julia Barrera
, portavoz del MP.

Por su parte, Castro, quien brindará acompañamiento a las audiencia de ambos menores, destacó que en este tipo de casos existe riesgo de que el niño señalado sufra de estrés y que la situación a la que se enfrenta repercuta en daños a su integridad emocional.

Es necesario que se haga ver a los padres de familia que antes de todo, deben priorizar el diálogo porque con estas acciones se puede dañar la integridad emocional de los niños
Gloria Castro
, defensora de la Niñez de la PDH.

El próximo 28 de junio se realizará una nueva audiencia para presentar las pruebas en contra de la acusación. Este tipo de diligencia tiene el propósito de determinar medidas para garantizar los derechos tanto del acusado, como de la víctima. Si el juez a cargo determinara que sí existió una agresión se podrían girar instrucciones para que el pequeño reciba atención psicológica, para que los progenitores acudan a una escuela de padres o, en un caso extremo, se delegue la custodia del niño a una institución o a un familiar. 

24 de mayo de 2016, 07:05

cerrar