Interventor de TCQ ofrece una salida alterna para APM

Alexander Aizenstatd, interventor de la empresa TCQ, ofreció detalles de una propuesta que realizará a la empresa APM Terminals, para ofrecer una salida alterna a la extinción de dominio, que no perjudique la lucha contra la corrupción que realiza la CICIG y el MP.

En lo que queda del año, TCQ requeriría de 18 millones de dólares para un costo de operación y para el próximo año sería de 21 millones de dólares. En esa línea, Aizenstatd considera que debe encontrarse pronto una solución y por eso plantea una alternativa.

La propuesta contempla, en términos generales, estos tres puntos:

1. Que APM Terminals rescinda voluntariamente los contratos que TCQ firmó con el Gobierno de Guatemala.


2. Que APM reconozca la ilegalidad de esos contratos, pues existen documentos que evidencian la comisión de ilícitos en el proceso de suscripción de los mismos.
3. Que APM y el Gobierno de Guatemala suscriban nuevos contratos para operar la terminal portuaria. Los nuevos contratos deberán enmarcarse en un decreto de ley que sea ratificado por el Congreso.

El nuevo contrato

Este nuevo contrato tendría solo una concesión para usar el terreno designado para operar, con estas condiciones:

  • La concesión sería por 21 años (de los 25 años originales, se restan cuatro que transcurrieron)

  • Al concluir la concesión, la maquinaria, especialmente las grúas, pasarán a ser propiedad del Estado y no solo las instalaciones, como estaba previsto el documento original.
  • Que APM compre una máquina de Rayos X para inspeccionar toda la carga, ya que en el contrato original lo prohibía expresamente.

  • Que APM se responsabilice por todas las instalaciones y que agreguen al contrato una cláusula de ética y anticorrupción.
  • APM otorgará al Estado un monto de 43.2 millones de dólares en concepto de reparación de los daños causados por el negocio original. Esto equivale al 85%  de los 50.8 millones de dólares que se invirtió originalmente. Esta reparación civil se divide en 32.7 millones de dólares en un solo pago y luego el restante, 10.5 millones de dólares, en proyectos de desarrollo.

  • Esta propuesta no afectará en nada los procesos penales ya iniciados por el Caso TCQ en contra de guatemaltecos y extranjeros.
  • La propuesta no admite una contrapropuesta, ya que no es una negociación.

El interventor de TCQ esperaría que APM Terminals tenga una respuesta inmediata, preferiblemente para este viernes, aunque no sea para aceptar por completo. Bastaría con que muestren una disposición a esta alternativa, alejarse de TCB (empresa española que firmó el negocio anómalo con el Gobierno de Otto Pérez Molina) y colaborar con el Estado de Guatemala.

21 de julio de 2016, 10:07

cerrar