Guatemalteca narra cuando fue violada y sacude a la sociedad

María Gabriela Camacho, cofundadora y directora de estrategia y mercadeo de Look Magazine, relata su historia en un artículo, de cuando fue víctima de una violación sexual en 2004, que fue lo que la motivó a crear el blog It's okey.

Actualmente, tiene 29 años, pero cuando tenía 17 fue violada, luego de que asaltaran su casa un 31 de agosto, a las ocho de la noche. “Allí nos encontrábamos mi mamá y yo, mientras que a ella la amenazaban de muerte, a mí me violaron”, relata en el artículo.

Esa noche, pasé de ser una niña con sueños, a una mujer desubicada, sin sueños y con un terrible secreto que no podía contar por ser considerado 'tabú'
María Gabriela Camacho

María Gabriela explica que los objetivos de publicar este texto son dos: que más mujeres se atrevan a hablar para que no lo vean como un tabú, y lanzar un blog que busca apoyar a quienes hayan enfrentado una violación.

Puedes ingresar a través de la página www.everythingitsokey.com
Puedes ingresar a través de la página www.everythingitsokey.com

It's okey fue lanzado hace dos días y por el momento diez mujeres ya se han puesto en contacto con el grupo de expertas que trabajan en él.

Camacho explica que dentro de su equipo hay una psicóloga y mujeres víctimas que pueden apoyar con un consejo.

  • ADEMÁS...

Cuando uno está tras una violación, a veces los psicólogos son una formalidad un poco más fuerte y lo que uno necesita es una amiga. Nosotras somos esa amiga que ya ha pasado por eso
María Gabriela Camacho

El próximo paso serán reuniones con las mujeres víctimas que se contacten con ellas a través de It's okey.

“Lo importante es que es un grupo externo de ayuda de mujeres que han pasado por esto”, especifíca Camacho.

Su experiencia

"Según el Inacif (Instituto Nacional de Ciencias Forenses), 33 delitos sexuales se han reportado diariamente en la ciudad de Guatemala. Yo fui una de ellas", inicia María Gabriela su valiente nota.

Tras explicar lo sucedido en esa noche de agosto, hace doce años, señala que contarlo le llevó muchísimos años de lucha interna. "Aunque no lo creas, poder escribir esas líneas, esa frase, esa palabra, conlleva muchísimos años de sanación y trabajo de aceptar lo que ocurrió, además de liberarme a través de esa aceptación y perdón", explica.

  • LEE AQUÍ...

Pero no solo la experiencia difícil de la violación sexual fue difícil, sino todo lo que vino después.  "Al día siguiente, el levantarme con dolor en la cintura, piernas y ver los rasgos de la pita plástica con la que fui amarrada, fueron los signos que me regresaron a la realidad y entendí que la adolescente que ayer existía, se había ido para siempre. La que quedó fue alguien nueva. Alguien insegura y con miedo."

El silencio de la gente a mi alrededor, el no hablar sobre lo que me pasó, el tener que tomar pastillas contra el VIH (...), además de guardar el secreto diariamente e intentar llevar una vida normal, fue una carga con la que debía luchar día a día. De alguna forma no quería que nadie se enterara, me sentía de menos, me avergonzaba de lo que me había pasado
María Gabriela Camacho

No solo fueron esas horas siguientes, sino los años posteriores. "Cuando sufres una enfermedad tienes a todos para apoyarte. Sin embargo, cuando te violan, ni tus amigas tienen las palabras indicadas para hablarte, ni tampoco para escucharte. Y lo más triste de todo es que quienes sobreviven esto, lo ocultan como el más profundo de sus secretos y esto hace que encontrar a personas del mismo testimonio de vida sea casi imposible. Sanar es un proceso y estas heridas se quedan grabadas en el alma."

04 de octubre de 2016, 14:10

cerrar