Jaguar Energy responde a las acusaciones de corrupción en contrato

El ex ministro de Energía y Minas, Edwin Rodas, favoreció contrato con Jaguar Energy y su influencia fue utilizada para evitar conflictos por los atrasos. Jaguar Energy aún no sabe qué responder ante esos serios señalamientos. (Foto: Wilder López/Soy502)

El ex ministro de Energía y Minas, Edwin Rodas, favoreció contrato con Jaguar Energy y su influencia fue utilizada para evitar conflictos por los atrasos. Jaguar Energy aún no sabe qué responder ante esos serios señalamientos. (Foto: Wilder López/Soy502)

Este viernes, Jaguar Energy inició el traslado de energía eléctrica a Energuate, luego que el miércoles llegaran a un acuerdo tras diferencias y atrasos que retardaron el proyecto por más de dos años, pero el jueves, tres arrestos hicieron tambalear este contrato por serios señalamientos de corrupción entre el Gobierno y empresarios.

A través de un comunicado de prensa, Jaguar Energy responde a los señalamientos indicando que no ha recibido una notificación oficial sobre acusaciones en su contra y que solo se han enterado por declaraciones dadas por el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) replicadas por los medios.

Tomamos estas investigaciones muy en serio y vamos a respetar las actuaciones de la CICIG y del MP. Jaguar Energy tiene un estricto programa de cumplimiento y no condona ni avala actividades al margen de la Ley
Comunicado de prensa Jaguar Energy

El documento destaca que un equipo de abogados de Jaguar Energy realiza un análisis legal sobre los señalamientos en contra de la generadora de energía a base de carbón. “Tendremos en ese momento una idea más concreta de la situación y será entonces que podremos pronunciarnos sobre los hechos”, añade. 

Así mismo, explican que los contratos de entrega de potencia y de energía con Energuate continúan vigentes y el despacho se realiza a través de la Asociación del Mercado Mayorista (AMM). 

El tráfico de influencias entre la Presidencia y Jaguar Energy, según la CICIG, es innegable pues se utilizó para beneficiar los atrasos para terminar el proyecto. (Foto: Jaguar Energy)
El tráfico de influencias entre la Presidencia y Jaguar Energy, según la CICIG, es innegable pues se utilizó para beneficiar los atrasos para terminar el proyecto. (Foto: Jaguar Energy)

Lo que sucedió en la superficie

En 2008, Jaguar Energy ganó una licitación internacional para generar energía eléctrica a base de carbón, un proyecto valorado en más de 900 millones de dólares y fue en mayo de 2010 cuando el entonces presidente Álvaro Colom, colocó la primera piedra de lo que sería la generadora de energía más grande del país. 

Se tenía previsto que el proyecto entrara en operaciones en mayo de 2013, pero diversos atrasos hicieron que la empresa fallara. Energuate, en conjunto con la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), le dio un plazo hasta septiembre de 2014, pero antes debieron pagar una penalización de 21.5 millones de dólares.

Pero, en diciembre de 2013, la empresa China Machine New Corporation (CMNC), subcontratada por Jaguar Energy para construir la planta carbonera, intentó tomar el control de las instalaciones alegando que se les debían 200 millones de dólares.

Este conflicto dejó 13 personas de nacionalidad china heridas pues se les negó el ingreso a la planta, donde residían. Varios días después, se dejó entrar al personal chino y comenzaron los trabajos para enviarlos de regreso a su país. 

Finalmente, este conflicto entre ambas compañías se resolverá en la Cámara Internacional de Comercio, en Singapur, mismo que podría durar varios años. Jaguar Energy se atrasó durante todo el 2014 y entregó el proyecto el miércoles 8 de julio de 2015.

Lo que sucedió bajo la sombra

Las investigaciones de la CICIG y el MP determinaron una relación directa con el ex secretario Privado de la Presidencia, Gustavo Martínez, para agilizar la confirmación del contrato con Jaguar Energy, lo cual sucedió en septiembre de 2012.

Dados los atrasos que Jaguar Energy afrontaría, Ernesto Córdova, representante de Jaguar Energy para Guatemala, se puso en contacto con César Medina Farfán y le solicitó apoyo para que el apoyo del Gobierno “fluyera”. 

Medina contactó a Martínez, yerno del presidente, y a través de Edwin Rodas, en aquel entonces, viceministro de Energía y Minas, facilitaron la ratificación del contrato con Jaguar Energy. 

Cuando sucedió el problema con CMNC, Córdova de nuevo se contactó con Medina y este con Martínez, con el fin de evitar una visita del cónsul chino, que se encontraba en Costa Rica, pues tenía intenciones de verificar las condiciones de sus connacionales. Según la CICIG, el secretario Privado evitó, a través de migración que el cónsul se acercara a Guatemala. 

Por otro lado, Martínez también influyó para reducir tarifas portuarias por el ingreso de maquinaria que se utilizaría para la construcción de la planta de generación de energía eléctrica. 

Por estos “servicios” Gustavo Martínez cobró alrededor de 120 mil dólares, mismos que fueron pagados por Jaguar Energy a través de una plaza fantasma, la cual fue ocupada por Karen Cancinos Muñoz, ella le entregó el dinero a su padre, Gustavo Cancinos Sazo, quien se lo entregó a Medina Farfán y este lo distribuyó. 

 

10 de julio de 2015, 19:07

cerrar