Jorge Vega, el campeón que no se duerme en sus laureles

Jorge Vega no tiene tiempo para descansar y ya se entrena con miras al Mundial Toronto 2017. (Foto: Soy502)

Jorge Vega no tiene tiempo para descansar y ya se entrena con miras al Mundial Toronto 2017. (Foto: Soy502)

Con tan solo un metro y 49 centímetros de estatura, Jorge Alfredo Vega López se convirtió en un verdadero gigante al representar a Guatemala en la gimnasia a nivel mundial. A tan solo unas horas de regresar a casa con un oro y un bronce, en las copas del Mundo de París y Hungría respectivamente, no tiene tiempo para celebraciones y de inmediato volvió a los entrenamientos pensando en el Mundial de Toronto, Canadá, que empieza el 26 de septiembre.

La agenda del día fue muy apretada para Vega, quien retomó la rutina de preparación, ya que espera no descuidar ningún detalle para llegar lo mejor preparado al Mundial.

Un día del atleta inicia a las 6 de la mañana e incluye entrenamientos, descanso y, en algunos días específicos, dos o hasta tres prácticas. Además de gimnasio, hidroterapia y recuperación. Sin olvidarse de cuidar la alimentación y la obligación de no desvelarse.

"Este es un gran evento, todos los gimnastas de élite del mundo estarán allí. Hay 300 atletas por categoría, así que sin duda será el evento más fuerte y exigente del año", refirió.

Para cerrar el año, el atleta espera brillar en los Juegos Bolivarianos, Santa Marta , Colombia 2017, los que se llevarán a cabo entre el 11 y 25 de noviembre.

Trabajo y sacrifico que rinde frutos

La historia de "El Conejito de Jocotenango" comenzó en el 2002, cuando por accidente, en una de tantas caminatas por las calles empedradas de la Antigua Guatemala, Jorge y sus hermanos encontraron la Casa del Deportista. Allí nació el amor por la gimnasia y empezó un camino que lo ha llevado a ser ya el mejor de su disciplina en la historia del país.

"Me gustó tanto la gimnasia y el nivel creció rápido que un mes después ya estábamos compitiendo en la capital en un campeonato nacional", explicó.

Vega López se trasladó a Guatemala, donde fue albergado en la FedeGimnasia, en la Ciudad Olímpica de la zona 5, allí pasó gran parte de su infancia. Fueron noches largas y llenas de soledad, madrugadas de fuertes entrenamientos y tarde de estudios y tareas.

Primero dominó en Centroamérica y luego en Centroamericanos y del Caribe en Veracruz 2014. Los Panamericanos de Toronto 2015 también tuvieron el sello de Vega, quien más tarde empezó a buscar la madurez y los resultados para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Para Río 2016 prefirió no luchar por la clasificación, reconociendo que aún no estaba preparado para el protagonismo.

Jorge es un especialista, por lo que no le es tan fácil clasificarse a los Juegos Olímpicos y otros eventos, pero sus grandes condiciones en el piso y salto al potro le dan la posibilidad de pelear en dichas modalidades por la gloria deportiva para el país.

20 de septiembre de 2017, 06:09

cerrar