El joven fotógrafo francés que murió por sorprender a sus seguidores

Un joven fotógrafo francés llamado Maxime Sirugue tuvo un trágico final luego de intentar impresionar a sus seguidores con algunas fotografías desde lo alto de un puente.

Sirugue, originario de Lyon, era muy conocido debido a sus recurrentes fotografías tomadas desde lo más alto de estadios, monumentos, torres y cúpulas, entre otras edificaciones.

Hace un par de días el muchacho subió a lo alto de un puente cerca del museo Confluences y la falta de equilibrio lo traicionó, ocasionándole una caída y una muerte inmediata.

Su afición por estos curiosos lugares nació luego de conocer una historia de exploradores urbanos de Nueva York, por lo que desde ese momento se dedicó a capturar los puntos urbanos más altos de su país.

A pesar de tener tan solo 18 años, Maxime Sirugue dejó un gran legado de fotos que hoy es atesorado por sus seguidores.

Con información de Infobae.

 

02 de febrero de 2017, 19:02

cerrar