Juez Miguel Ángel Gálvez podría ser separado del caso La Línea

El caso de corrupción La Línea quedó una vez más en suspenso. Esta vez por una recusación que presentó la defensa del expresidente Otto Pérez Molina en contra del juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez. 

Gálvez podría ser separado del caso, si los magistrados de la Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo y Extinción de Dominio aceptan la recusación. 

El recurso

El juez Gálvez convocó a fiscales, sindicados y defensores para iniciar la audiencia de etapa intermedia luego que la semana pasada fuera anulada por otro recurso que ganó Pérez Molina. Estando listos para iniciar, el abogado César Calderón tomó la palabra para presentar la recusación (la segunda en menos de 15 días) y le dijo al juez que duda de su forma de resolver y fundamentó sus argumentos en una entrevista efectuada el año pasado a Gálvez y publicada en el matutino Prensa Libre. 

Según Calderón, en un fragmento de respuesta, Gálvez expresó "no me siento tan de la Feci (Fiscalía Especial contra la Impunidad)". Entonces Calderón dijo "estamos dudando entonces cuánto es de la Feci", enseguida le pidió que se inhibirá de seguir conociendo y enviara el expediente a una Sala de Apelaciones. 

Gálvez rechazó in limine el primer intento de Calderón, pero el abogado presentó una reposición y después del receso de almuerzo, el juez Gálvez regreso para resolver aceptar la recusación. Las causas que originaron la recusación no fueron aceptadas según una frase breve del juez, pero para discutirlas de manera formal, volvió a citar a una nueva diligencia al abogado de Otto Pérez Molina. 

Sin embargo, el efecto de haber aceptado la recusación es que el caso La Línea quedó nuevamente en suspenso, cuando faltan dos meses para cumplirse dos años de haberse desvelado el proceso penal que involucra a dos exaltos dignatarios de la nación. 

21 de febrero de 2017, 15:02

cerrar