La Fórmula Uno de la vida

El gran piloto británico Lewis Hamilton entrena en el nuevo monoplaza W05 de la escudería Mercedes, un auto hecho para avanzar a enormes velocidades sin despegarse del suelo. (Foto: EFE).

El gran piloto británico Lewis Hamilton entrena en el nuevo monoplaza W05 de la escudería Mercedes, un auto hecho para avanzar a enormes velocidades sin despegarse del suelo. (Foto: EFE).

Los bólidos de la Fórmula Uno son obras de ingeniería extremadamente avanzadas. Se desplazan a más de 300 kilómetros por hora. Frenan en distancias muy cortas y giran a grandes velocidades. Están diseñados de tal forma que su estructura salva la vida de los atrevidos pilotos... Muchas veces, no todas. 

Esas grandes velocidades se logran gracias a los diseños aerodinámicos. Los alerones, la altura al piso, la colocación del motor, todo pensado en permitir al vehículo avanzar lo más rápido posible, sin perder contacto con el suelo. De no ser así, el carro saldría disparado por los cielos, con trágicas consecuencias. 

Así debe ser, también, la vida. Ensalzamos el "subir", sin embargo es el avanzar lo que debería ser importante. Avanzar en nuestras metas, no escalar en nuestros egos.

Llegar lejos, rápido y exitosamente es muy similar a un carro de Fórmula Uno.

1. Debemos hacerlo sin despegarnos del piso y sin colisionar con otros. 

2. Debemos hacerlo en un monoplaza, solos, pero reconociendo el esfuerzo de todos a nuestro alrededor, como lo hacen los equipos de Fórmula Uno. Sin el buen trabajo de quienes cambian las llantas, colocan los alerones o ajustan el motor, el piloto no llegará a la meta. 

3. Si nos elevamos del suelo, si perdemos el contacto con la realidad, mientras nos elevamos, nos preparamos para el desastre de aterrizar de golpe. 

Avanzar, avanzar. Nunca separarse del suelo. 

El piloto de Fórmula Uno, atento al camino, sin despegar el ojo de lo que viene, como quien sabe vivir. (Foto: EFE).
El piloto de Fórmula Uno, atento al camino, sin despegar el ojo de lo que viene, como quien sabe vivir. (Foto: EFE).

 

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

04 de febrero de 2014, 21:02

cerrar