La música que salió de la basura suena en las grandes salas del mundo

Donde la mayoría sólo ve latas de pintura, bidones de aceite, cañerías, maderas usadas y tenedores viejos, Favio Chávez y los niños de Cateura (Paraguay) imaginaron violas, flautas, saxofones y contrabajos.

La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura que se ha presentado hoy en Madrid ante la Reina Sofía, nació entre la basura, en un pueblo paraguayo construido alrededor del vertedero que le da nombre, aprovechando los únicos recursos a los que tenían alcance: los desechos.

En 2006 Favio Chávez, técnico ambiental, llegó a esta aldea de la periferia en la que 2,500 personas viven de la basura que reciben de la capital, Asunción, para iniciar un programa de reciclaje de residuos que se transformó en orquesta.

40
jóvenes
músicos conforman la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura.

Seis años después de que comenzara este proyecto educativo y ambiental, ya son más de 150 los niños de Cateura y alrededores que aprenden música en la escuela del proyecto.

Ahora, de gira en países como España, Estados Unidos, Noruega y Japón, estos chicos paraguayos han enseñado orgullosos sus instrumentos a otros niños en un taller de instrumentos reciclados organizado por la entidad de reciclaje de envases Ecoembes en la capital española.

Valencia Báez, de 21 años, afina su viola mientras explica sus componentes: un bote de pegamento industrial, una cuchara, madera de embalajes y una asadera vieja de sopa paraguaya.

Sonríe cuando comenta que además de lo que se ve, su viola "tiene alma", pero podría referirse tanto a la pieza interior que sirve de soporte, como a la ilusión que contiene cada uno de estos instrumentos que han dado oportunidades a unos niños que, sin la música, podrían haber caído en la delincuencia o la droga.

El contrabajista de la orquesta, Brandon Cobone, de 16 años e hijo de una familia humilde del vertedero, explica cómo ha cambiado la imagen de su pueblo con la orquesta: "antes sólo se hablaba de la droga y de la violencia de Cateura, ahora en Paraguay se conoce nuestra comunidad por la música".

Los benjamines de la banda, Tobias Armua y Noelia Ríos, de 13 años, dicen que gracias a su saxofón y a su violín reciclados han salido adelante y se han apartado de otra vida, seguramente peor.

Antes sólo se hablaba de la droga y de la violencia de Cateura, ahora en Paraguay se conoce nuestra comunidad por la música
Brandon Cobone
, contrabajista de 16 años
La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura ofreció hoy un concierto en el Auditorio Nacional de Madrid con el apoyo de Ecoembes y también actuará durante la cabalgata de Reyes en la plaza de Cibeles.

El dinero recaudado se destinará a la Fundación LandPhillarmornic, que trabaja para trasladar este proyecto educativo y ambiental a personas de otros países que vivan en situaciones de riesgo de grave exclusión social.