La Registradora en campaña: cantante y ahora ¡pintora!

En la campaña abierta desde ya para sustituir a la actual Fiscal General, Claudia Paz y Paz, uno de los nombres que se mencionan con mayor insistencia es el de la Registradora de la Propiedad, Anabella de León

Coincidentemente, en las últimas semanas se ha visto a la directora del Registro muy activa para acaparar la atención de los medios de comunicación y muy cercana a la Cámara del Agro. Ante la polarización que desató el juicio por genocidio, pareciera que de León intenta posicionarse como una guerrera de la derecha, en el extremo opuesto de Paz y Paz.

Uno de los primeros discos de Anabella de León.
Uno de los primeros discos de Anabella de León.

Además de este esfuerzo por demarcarse ideológicamente, la Registradora de la Propiedad también ha querido mostrarse como un "alma elevada" --así se definió ella misma en una entrevista-- difundiendo sus talentos artísticos. Ya sabíamos que tenía dotes de cantante. ¿Cómo olvidar aquel disco suyo titulado "Sabor a mí", en cuya portada aparecía De León con peinado bomba, enfundada en un vestido negro sobre un lustroso piano? Disfrute de su interpretación del bolero aquí.

La Registradora, con nueva imagen, en la portada de su última creación musical.
La Registradora, con nueva imagen, en la portada de su última creación musical.

No contenta con su incursión en las artes escénicas, la señora De León también ha querido dejar constancia de su destreza para la plástica. Inoculada por el "gusanito" de la pintura, ha plasmado las eclécticas visiones que pueblan su imaginación. De los pinceles de la Registradora han salido patos en estanques, paisajes antigüeños, bodegones con pan dulce, un desnudo masculino inspirado en la Capilla Sixtina, el retrato de un pastor alemán con lengua de fuera, ángeles, mariposas y tinas, sin olvidar la obra cumbre: una Santa Cena en claro oscuros.

Como el mundo no podía perderse estos óleos, la Registradora organizó una exhibición personal en un restaurante, donde con inusual éxito los vendió casi todos. Aparte de ello, la Registradora documentó la obra en un calendario brillante y laminado, que distribuyó con mucha diligencia entre funcionarios, personajes y amigos.

Llama la atención que la Registradora haya mandado a regalar este calendario justamente ahora que las Comisiones de Postulación arrancan motores. Se ha denunciado en el pasado como otros funcionarios han utilizado fondos públicos para hacer campaña, mandando a hacer artículos promocionales como pocillos o lapiceros con su imagen, todo a costa del contribuyente.

Desde luego, esperamos que este no sea el caso y que la Registradora se dedique ahora a la plástica por puro y auténtico "amor al arte".

 

 

 

 

18 de enero de 2014, 21:01

cerrar