A la venta mansión de Al Capone por 8.5 millones de dólares

La mansión que esta en venta se ubica en Palm Island, Miami Beach. Foto:BusinessInsider

La mansión que esta en venta se ubica en Palm Island, Miami Beach. Foto:BusinessInsider

Una de las mansiones del legendario gánster  Al Capone ubicada en Miami Beach, está a la venta por $ 8.5 millones.

La casa se ubica frente al mar en la exclusiva isla de las Palmeras (Palm Island) entre los rascacielos del centro de Miami y el distrito hotelero de South Beach.

La propiedad de quien fuera llamado “el enemigo público número uno” tiene 929 metros cuadrados y 7 habitaciones.

En la mansión murió Al Capone luego de salir de la prisión. Foto: BusinessInsider
En la mansión murió Al Capone luego de salir de la prisión. Foto: BusinessInsider

La mansión incluye una casa principal, una casa de huéspedes de dos niveles, piscina y una playa privada.

Capone compró la mansión, construida en 1922 por Clarence Busch a principios de la década de 1920 por 40 mil dólares.

Él invirtió una fuerte cantidad de dinero en la renovación de la propiedad; agregó una cabaña, una piscina elevada, gruesas puertas de madera, muros de concreto y una guardianía, según Paul George, un profesor de historia en Miami Dade College.

Capone regresó a la propiedad en 1940 luego de haber sido liberado de la prisión de Alcatraz y murió en la residencia en 1947. Luego de su muerte, la esposa de Capone, Mae, y su hijo, Al Jr. vivieron ahí.

El título de la casa desapareció y finalmente volvió a aparecer en 1971 cuando Hank Morrison, un piloto jubilado de la aerolínea Delta compró la mansión por 70.000 dólares.

Con información de agencias.  

Este es el dormitorio principal de la mansión frente al mar en Palm Island en Miami. Foto: BusinessInsider
Este es el dormitorio principal de la mansión frente al mar en Palm Island en Miami. Foto: BusinessInsider

La noticia de la venta de la mansión de Al Capone ha causado varios comentarios en las redes sociales. 

 

 

 

 

 

12 de febrero de 2014, 10:02

cerrar