La vida de "el Chapo" a través de decenas de narcocorridos

Joaquín "el Chapo" Guzmán, capturado el sábado, ha inspirado decenas de narcocorridos de diferentes autores. (Foto: AFP)

Joaquín "el Chapo" Guzmán, capturado el sábado, ha inspirado decenas de narcocorridos de diferentes autores. (Foto: AFP)

Es fácil conocer mucho de la vida de Joaquín "el Chapo" Guzmán" visitando el canal de videos de YouTube. Decenas de narcocorridos se han inspirado en ese hombre cuya vida ha resultado mítica: el capo que fue capaz de fugarse de una cárcel de máxima seguridad burlando, una vez más, a las autoridades y que por años se escurrió en las montañas mexicanas, controlando el emporio de la droga.

De acuerdo con varios estudios que han analizado el fenómeno de los narcocorridos, esta es "una variedad actualizada del corrido, esas heroicas baladas que celebran a los de abajo”.
Los corridos han sido para los pobres una manera de enaltecer a sus héroes y el narcocorrido es un género musical heredado de la Revolución y un vehículo de grupos musicales para difundir vida y obra de los narcotraficantes y de sus seguidores, originarios en su mayoría de zonas rurales y localidades del norte, a quienes han ayudado pues toman el rol que el Estado no asume.

Es así como "el Chapo" logró a través de la música la admiración de quienes lo veían como un hombre humilde, del pueblo, con una tremenda sagacidad para burlar al gobierno mexicano y sobre todo, a la DEA.

Es sin duda, el capo a quien más narcocorridos le han escrito. Algunos, se dice, fueron pagados por él mismo, o inspirados en esas bandas que solían acudir a sus fiestas y las de sus socios cercanos.

Bandas de Sinaloa, Durango y Nayarit, comenzaron a cantarle a “el Chapo”, y no se quedaron atrás agrupaciones famosas como Los Tucanes de Tijuana y Los Tigres del Norte.

Y precisamente uno de los narcocorridos de los Tucanes de Tijuana, arranca la historia en Guatemala, cuando fue capturado en la frontera con México, en 1993.

"En Guatemala señores/

cobraron la recompensa/

alla agarraron al Chapo/

las leyes guatemaltecas/

un traficante famoso/

que todo el mundo comenta"

En el 2001, cuando “el Chapo” se fugó de la cárcel de Puente Grande, en Jalisco, la banda norteña le compuso "El regreso del Chapo".

"La gente de Sinaloa/

anota su primer gol/

a la nueva presidencia/

y al señor Vicente Fox/

no se les hizo a los gringos/

hacerse la extradición/

La fuga estaba planeada/ 

sin riesgo a fracasar/

así trabajan los grandes/

como el Chapito Guzmán"

También se encuentran aquellos que narran la historia del niño que se cansó de esperar y se arriesgó, pues nunca había conocido el miedo, interpretada por la agrupación Fundillo Norteño.

Sin duda alguna, la reciente captura de "el Chapo" en Mazatlán, Sinaloa, dará para muchos corridos más. Desde el mismo sábado 22 de febrero, cuando se produjo su detención, apareció uno que dice que el que se fue a la cárcel no era "el Chapo" sino un doble de él. 

El gobierno mexicano ha intentado en los últimos años detener con varias medidas los narcocorridos que diferentes grupos de música norteña difunden. Incluso el gobernador de Sinaloa firmó un decreto prohibiendo los corridos, sin éxito, pues son historias populares que se difunden a través de ese género musical. 

Con información de MIlenio, Excelsior y La Opinión

 

23 de febrero de 2014, 17:02

cerrar