Las consecuencias políticas y económicas del cierre parcial en EE.UU.

El año fiscal estadounidense terminó el 30 de septiembre y cómo los dos grandes partidos no lograron un consenso en el presupuesto del gobierno, los cofres de su funcionamiento se quedaron cortos y ha dado paso a la suspensión de una serie de servicios para los cuales no habrá presupuesto.

Para entender la problemática que enfrenta Estados Unidos y sobre todo medir sus repercuciones para países como Guatemala, tres expertos guatemaltecos, Paulo De León, del Central America Business Intelligence (CABI), Nicholas Virzi, del Instituto de Investigaciones Económico Sociales (IDIES), y Hugo Maúl, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), coinciden en que hay que esperar porque una solución deberá producirse. Si esto no ocurriera, los efectos sobre la economía global no serán inmediatos, y para Guatemala los alcances llegarían solo si la crisis se extiende por largo plazo.

Un trabajador, Michael Faw, del Servicio Nacional de Parques, coloca un cartel que anuncia el cierre del centro de servicio en el parque Crissy Field en San Francisco, California.
Un trabajador, Michael Faw, del Servicio Nacional de Parques, coloca un cartel que anuncia el cierre del centro de servicio en el parque Crissy Field en San Francisco, California.

“Lo que estamos viendo es una batalla política entre los demócratas que quieren impulsar unas leyes de salud y los republicanos que lo están saboteando”, comentó el economista Paulo De León, agregando que el impacto económico en Guatemala no será dramático.

El presupuesto que el gobierno demócrata de Obama pedía, tenía contemplado el financiamiento del “Obamacare”, que incluye los programas de atención en salud.  Ésta ley, básicamente, obliga a todos los americanos a tener un seguro médico. Entró en vigencia hoy y de acuerdo con muchas encuestas estadounidenses, es altamente impopular; alrededor del 60% de la población no está de acuerdo.

Los efectos en la economía no se verán de inmediato. Si no hay una solución en tres semanas, las cosas se complicarían
Paulo De León
, economista

Para Nicolas Virzi, economista estadounidense que reside en Guatemala, esta crisis cumple dos propósitos en la agenda republicana. “Primero reduce el tamaño del gobierno y luego no apoya la reforma sanitaria”. De apoyarla, comenta, los congresistas republicanos se jugarían su participación política en las próximas elecciones, porque el partido no simpatiza con la nueva legislación.

Por este motivo, los representantes de la cámara baja del Congreso norteamericano, en su mayoría republicanos, decidieron enmendar el presupuesto de Obama para aplazar el inicio de la nueva ley de salud. Esto, naturalmente, reduce los gastos del gobierno y las operaciones que implementen la Ley de Cuidado de Salud Asequible, más conocido como Obamacare.

Así, sin haber llegado a un acuerdo, el gobierno de Estados Unidos tuvo que iniciar este nuevo año fiscal con el mismo presupuesto anterior, sin poder cubrir sus nuevos gastos. Virzi sostiene que a corto plazo la economía no se verá afectada, pero si este problema se extiende por más de tres meses, Estados Unidos podría entrar en reseción.

Un cartel a la entrada del parque nacional "Pinnacles" advierte a los visitantes de su cierre. Todos los parques nacionales cerraron después que el Congreso no aprobó una ley de financiamiento temporal.
Un cartel a la entrada del parque nacional "Pinnacles" advierte a los visitantes de su cierre. Todos los parques nacionales cerraron después que el Congreso no aprobó una ley de financiamiento temporal.

Sobre los aspectos que podrían afectar a los guatemaltecos en este momento, enumeran que “las solicitudes de migración se suspenden y la papelería de negocios con Estados Unidos se puede atrasar”, afirma Virzi. Es precisamente esto y la incertidumbre sobre los compromisos fiscales que contrajo el gobierno de Obama, lo que puede impactar en la economía a largo plazo.  “Sin duda se reducirían las remesas y las exportaciones guatemaltecas a EE.UU.”, concluye Virzi.

Hugo Maul, del CIEN, estuvo en Estados Unidos durante el "shutdown" de 1996 y recuerda entre las consecuencias notorias “el cierre del correo, de las dependencias de soporte no esenciales, pero no recuerdo que haya pasado un cataclismo”.

Sin duda, la consecuencia más grave de este paro, es el descontento popular que obligaría al gobierno de Obama a negociar. Este pulso cobrará fuerza en los próximos días y la historia continuará.

 

01 de octubre de 2013, 17:10

cerrar