Latinoamericanos, una de las rarezas de los JJOO de Sochi

El peruano Roberto Carcelen compitió en la prueba de 15 kms de esquí de fondo estilo clásico durante los Juegos de Sochi (Rusia) el viernes 14 de febrero de 2014, en Krásnaya Poliana.  (Foto: EFE)

El peruano Roberto Carcelen compitió en la prueba de 15 kms de esquí de fondo estilo clásico durante los Juegos de Sochi (Rusia) el viernes 14 de febrero de 2014, en Krásnaya Poliana.  (Foto: EFE)

El clima tropical latinoamericano hace inimaginable que algún deportista más allá del río Bravo haya llegado hasta los Juegos Olímpicos de Invierno para competir.

El esquiador peruano Roberto Carcelén, el primer atleta de su nacionalidad que participó en unos Juegos Olímpicos de Invierno hace cuatro años en Vancouver, consiguió el viernes terminar, aunque en última posición, los 15 kms. estilo clásico de los Juegos de Sochi.

Carcelén, de 43 años, completó la prueba en 1h.06:28.9, a 27:59,2 del ganador, el suizo Dario Cologna, que se llevó la medalla de oro.

El peruano, uno de los tres deportistas que componen la delegación de su país en los Juegos de Sochi, mejora así el puesto 94 que firmó hace cuatro años en Vancouver en los 15 kms., si bien entonces se disputaron en el estilo libre.

Carcelén había manifestado antes de estos Juegos su intención de poner fin a su carrera como esquiador de fondo después de Sochi.

El mariachi mexicano de la realeza alemana

México tiene desde hace 30 años a un participante habitual de las olimpiadas invernales: el príncipe Hubertus von Hohenlohe.

Según informa el sitio de noticias británico BBC Mundo, su familia pertenece a la casa real de Württemberg de Alemania, donde existió hasta principios del siglo pasado antes que se aboliera la monarquía como forma de gobierno.

Fue el abanderado de la delegación mexicana en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.  (Foto: AFP)
Fue el abanderado de la delegación mexicana en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. (Foto: AFP)

El príncipe Alfonso von Hohenlohe-Langenburg, padre del atleta, fue un importante ejecutivo del gigante automotriz alemán Volkswagen en México cuando nació su hijo en este país.

Hubertus nació en México y nunca renunció a esa nacionalidad, aunque su residencia habitual está en Austria.

Tiene 55 años de edad, ha participado en juegos olímpicos de invierno desde 1984 y ahora es uno de los deportistas más longevos en estas competiciones.

Ciertamente la participación del atleta mexicano en las olimpiadas de invierno ha sido testimonial, pues hasta ahora no ha logrado colocarse entre los primeros 20 finalistas en las distintas competencias de esquí, donde compite.

Pero eso no es lo importante, dijo después que fue abanderado por el Comité Olímpico Mexicano antes de viajar a Sochi. "Soy un embajador de este país, un embajador con estilo de vida y una fuerza humana que va más allá del resultado", asegura.

Con información de BBC.

14 de febrero de 2014, 17:02

cerrar