La legendaria incontinencia verbal del diputado Roberto Villate

El actual diputado independiente Roberto Villate, quien fuese diputado de Lider y exsecretario General de dicha organización política tiene un antejuicio en su contra. (Foto: Archivo/Soy502)

El actual diputado independiente Roberto Villate, quien fuese diputado de Lider y exsecretario General de dicha organización política tiene un antejuicio en su contra. (Foto: Archivo/Soy502)

Esta columna fue originalmente publicada en la sección de opinión de elPeriódico hace cinco años, en julio de 2017. Ahora que el MP y CICIG han anunciado que pedirán antejuicio contra el diputado independiente Roberto Villate, ex jefe de la bancada Líder, la volvemos a publicar, para recordar las "hazañas" legislativas del personaje:

"Cinco horas con 25 minutos habló de corrido el parlamentario Roberto Villate, jefe de la bancada Líder, con el propósito de mantener paralizado el Congreso.

En vez de pedirle que pusiera fin a su discurso, lo cual hubiera generado vituperios y protestas, lo dejaron parlotear, cronómetro en mano, durante 325 minutos.  Me imagino que esperaban que se ahogara en sus propias palabras o que de pronto le colapsaran las glándulas salivales o se le acalambrara la lengua.

Si fueran un poco más diligentes, los congresistas que decidieron aguantar la incontinencia verbal de Villate y se pasaron la tarde bostezando o viendo chicas en bikini en el celular, podrían haber llamado al Libro de los Récords Guinness. Así sabríamos si la hazaña parlanchina del Jefe de Líder merece un lugar entre las marcas insólitas,  junto al sholco que devora escorpiones, el fortachón que carga un taladro con la mandíbula o el gringo que destroza inodoros a cabezazos. Hoy podríamos tener un nuevo motivo para el orgullo: una foto de Villate, abrazado de un micrófono gigante, o tocándose el nudo de la corbata con la lengua, en homenaje a Mick Jagger.

Hay que reconocer que no cualquiera se puede disparar 5 horas con 25 minutos de puro párrafo. El portento ha de requerir preparación física de toda la región oral.  Ya me imagino al diputado, a las cinco de la mañana, haciendo “culebritas” con la lengua, que no lagartijas, para ejercitar los 17 músculos que articulan esa útil mucosa: de arriba abajo, de lado a lado, y de adentro hacia fuera, el pañuelito (yoga lingual), las reverberaciones.

Si es cierto que la lengua es uno de los órganos más fuertes del cuerpo, la de Villate es una atleta, una campeona, incluso en este país donde abunda el talento para los habladores.

El diputado de la UNE, Mario Taracena, comentaba al periódico Siglo XXI, no sin cierta admiración, que el récord nacional del discurso más extenso (cuatro horas con cinco minutos) lo sostuvo durante muchos años el finado constituyente José García Bauer, exaltado católico, recordado por su verba fogosa y su frondosa melena de canas, a la Beethoven.

Aquello fue en la época dorada del Congreso, cuando se supone que la mayoría de congresistas pedía la palabra para hilvanar frases coherentes. En la época decadente, han sobresalido las extensas alocuciones la diputada Anabella de León (otra que casi ocupó seis horas en un discurso) y el ahora presidente del Legislativo, Gudy Rivera.

 A este paso, gracias a los políticos de Guatemala, América Latina no va a quedarse  sin incontinentes verbales. No importa si los años o la enfermedad aquejan a nuestras más egregias glorias, como Fidel Castro o Hugo Chávez.  ¡Aquí hay sucesores! Mientras Villate se explayaba en su alocución, el subjefe de la Bancada Líder, Leonardo Camey, envió la lista de 25 oradores de su partido que solicitaban hacer uso de la palabra (por si acaso falta aclarar algún punto o abundar en elocuencia).

Bajo esa amenaza inicia labores el Congreso esta semana. Imagino que a estas alturas, los vendedores ambulantes ya estarán listos en la puerta del Palacio Legislativo, ofreciendo tapones de orejas o cuerdas, para los diputados que se sientan tentados de colgarse de una viga.

El Canal del Congreso podría ser el beneficiado si mercadea el suceso como un reality: así como hay shows donde se atiborran de hot dogs, aquí pueden hacer uno con diputados que chorrean palabras."

Más de Dina Fernández:

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

25 de agosto de 2017, 06:08

cerrar