Los libros que entretienen a los acusados de corrupción

Las diligencias judiciales pueden llegar a extenderse por varias horas, por lo que muchos sindicados optan por acompañarse de libros para entretenerse durante su estadía en los tribunales.

Algunos de ellos se han enfocado en leer el Código Procesal Penal y otras leyes que les permitan conocer más sobre el proceso que enfrentan.

Con el fin de acercarse a Dios y fortalecer su espíritu, otros prefieren la lectura de la Biblia y algunas obras de caracter religioso que les ayuden a sobrellevar la situación.

Un grupo de acusados también dedica su tiempo a expandir sus gustos literarios y escogen textos de autoayuda, novelas y hasta biografías que les alimenten la imaginación.

Entre los libros que se han logrado observar en las salas de audiencias figuran El arte de amar, Inés del alma mía, El día decisivo, El poder del yo, Meditaciones para los días de sufrimiento y Para confesarse bien. 

Algunos de los procesados que han mostrado su gusto por entretenerse por la lectura son el expresidente Otto Pérez Molina, el exministro Mauricio López Bonilla, el exdirector del IGSS (Juan de Dios Rodríguez), algunos diputados y el hijo del presidente (Manuel Morales). 

  • PUEDE INTERESARTE...

02 de junio de 2017, 06:06

cerrar