Exmagistrado enfrentará a la justicia por favorecer a Baldetti

El exmagistrado de la CSJ junto a su abogado defensor en la audiencia de primera declaración. (Foto: cortesía). 

El exmagistrado de la CSJ junto a su abogado defensor en la audiencia de primera declaración. (Foto: cortesía). 

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Gustavo Adolfo Mendizábal, ha sido ligado a proceso penal por beneficiar a Roxana Baldetti con una resolución.

La audiencia de primera declaración se realizó en el Juzgado Sexto de Primera Instancia Penal, donde la jueza Silvia Violeta de León resolvió abrir la causa penal por el delito de tráfico de influencias.

Mendizábal ejerció el cargo de magistrado en el periodo 2009-2014.

De acuerdo con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que actúa como querellante, el profesional de derecho "procuró influir sobre otros magistrados para otorgar un amparo provisional que revocaba la cancelación de la inscripción de Baldetti como secretaria general del Partido Patriota”.

  • RECÚERDALO: 

En la imputación de hechos, el fiscal Carlos De León mencionó que Mendizábal se “aprovechó de su posición y actuó para influir sobre otros magistrados”.

Este delito ocurrió en octubre de 2014, después de que el Tribunal Supremo Electoral suspendió al Partido Patriota (PP) y prohibió a los funcionarios participar en actividades de carácter político.

Baldetti presentó varias acciones de amparo, una en la CSJ para dejar en suspenso esa prohibición, y logró el amparo provisional. 

El MP presentó en la audiencia las conversaciones que el exmagistrado intercambió con la exfuncionaria a través de WhatsApp.

En los mensajes se lee que Mendizábal se puso a disposición de la entonces vicepresidenta y le informó que “cabildeó con los magistrados para favorecerla con el amparo provisional”.

Al concluir su mandato en la CSJ, Gustavo Mendizábal buscó el apoyo de Baldetti para ser nombrado procurador General de la Nación.

El Ministerio Público y la CICIG dieron a conocer que empezaron la persecución penal con el argumento de que la conducta del sindicado “quebrantó el principio de objetividad, imparcialidad, autonomía e independencia del sistema de justicia”.

08 de septiembre de 2017, 14:09

cerrar