Un aclamado Hewitt dice adiós al tenis

Entre lágrimas, el tenista Lleyton Hewitt dijo adiós en el Abierto de Australia. (Foto: EFE)

Entre lágrimas, el tenista Lleyton Hewitt dijo adiós en el Abierto de Australia. (Foto: EFE)

El héroe local Lleyton Hewitt tuvo una emotiva despedida tras caer ante el español David Ferrer en la segunda ronda del Abierto de Australia. Así cerró una jornada en la que los principales favoritos cumplieron con el trámite y se plantaron en la tercera eliminatoria.

El Rod Laver Arena vistió sus mejores galas para asistir al que podía ser último partido de una dilatada y exitosa carrera de uno de sus ídolos. Planteó una 'batalla', como había anunciado, pero no pudo ante otro 'guerrero' de las pistas como es Ferrer.



No se rindió. Celebró cada punto. Se motivó. Pero no le fue suficiente al 'aussie', de 34 años. Ferrer, aunque no fue un partido sencillo, firmó el último día de Hewitt por 6-2, 6-4 y 6-4 y ya espera al estadounidense Steve Johnson, trigésimo primer favorito, que derrotó al brasileño Thomaz Bellucci, por 6-3, 6-2 y 6-2.



El español, semifinalista en Australia en 2011, fue demasiado para el actual 308 de la clasificación mundial. Tras romper por primera vez en servicio de Hewitt en el quinto juego, encarriló el partido y se apuntó las dos mangas iniciales por 6-2 y 6-4, y tuvo a su favor la tercera, pero en el sexto el australiano le arrebató el saque para firmar el 3-3 y volver a entrar en el choque.



Hewitt, absolutamente apoyado por el público de Melbourne, se motivó punto a punto. Pero la reacción de David Ferrer no se hizo esperar y de inmediato restableció su ventaja para no perderla y sellar la victoria por 6-4.



El australiano, que fue número uno mundial con veinte años y con dos títulos de Grand Slam, nunca se rindió pero acabó por confirmar su despedida, emocionado y vitoreado. Le acompañaron sus hijos, que bajaron junto a él a la pista, y su mujer, muy emocionada, dejó escapar lágrimas de sus ojos, como el propio Lleyton.

21 de enero de 2016, 13:01

cerrar