Lo que mal comienza...

El Sevilla es el último lugar de la liga española. Sí, ese equipo que maravilló la temporada pasada y que con gran fútbol ganó la Europa League y su clasificación a la Champions. El mismo Sevilla que hace poco más de un mes le empató un 1-4 al Barcelona en la Supercopa de Europa. Ese equipo tan sólido de Unai Emery no ha ganado ningún partido y apenas lleva 2 goles en 5 jornadas.

‘El efecto Champions’, le llaman algunos a eso que le pasa a los equipos menos habituales en el gran torneo europeo. La Champions League es tan exigente que el rendimiento baja muchísimo en la liga local. Lo hemos visto con el Villarreal, el Málaga, la Real Sociedad y hace muchos años, con el Celta. Es muy pronto para sacar conclusiones, y en el fútbol se trata de cómo termina y no de cómo empieza.

Esa frase es buen consuelo para Luis Enrique y el Barcelona, que se metieron en un gran lío al perder 1-4 en el campo del Celta. El equipo gallego fue superior de principio a fin, y de paso tuvieron a un gran arquero que detuvo todas. Aun así, el Barça se fue goleado y de milagro no fueron más. ‘Lo preocupante es que nos superaron en el juego’, dijo Mascherano al final del partido, y tiene razón.

El año pasado, la crisis la desató una derrota 0-1 contra la Real Sociedad, en un partido aburrido y con autogol de Jordi Alba. En esa ocasión, sin Alba, el partido fue un desastre total para el Barça. Jeremy Mathieu demostró que no tiene nivel para este equipo, el medio campo estuvo totalmente desconectado de la defensa y la falta de Xavi para poner orden se notó demasiado.

Por su parte, el Celta va líder junto al Real Madrid, superado solo porque ha recibido más goles. Tiene 14, igual que un equipo merengue que tiene buena pinta. Sobre todo Keylor Navas, que hasta ayer recibió su primer gol esta temporada. Rafa Benítez ha encontrado un buen sistema defensivo, y los goles adelante llegan de quien esté teniendo el mejor día.

Por el contrario, este es el Barça menos goleador en las últimas 4 temporadas. Llevan 9 goles en 5 jornadas, uno menos que Cristiano Ronaldo y Benzema juntos (5+5). Leo Messi no está en su mejor nivel, y Luis Suárez no está apareciendo como lo hizo durante la temporada pasada cuando fallaba el argentino. En general es una situación extraña para los azulgrana, que a pesar de los malos números ya supieron ganar en casa del Athletic y del Atlético.

Y, hablando de los del Cholo Simeone, en un poco más de una semana se viene el derbi de Madrid en el Vicente Calderón. Será curioso, porque eso significa que tanto el Real Madrid y el Barcelona habrán visitado dos de los estadios más difíciles (con San Mamés) de la temporada en cuestión de unas pocas jornadas.

En general, el Atlético de Madrid vs Real Madrid podría ser positivo para el Barça, porque al menos uno de los dos equipos perderá puntos. Sin embargo, visto lo visto contra el Celta, Luis Enrique tiene mucho trabajo por hacer antes de poder preocuparse de otros partidos. La FIFA y las lesiones no están ayudando, así que Lucho tiene que arreglárselas con lo poco que tiene.

La temporada apenas comienza y para el Sevilla y el Barça es mejor que estos desastres sean ahora y no más adelante. Ya vimos el año pasado que la parte clave es a partir de enero, y para ese entonces estarán disponibles Arda Turan y Aleix Vidal, más la opción de fichar a algún otro refuerzo. Con ello, veremos si el Barça logra terminar bien como lo hizo la temporada pasada. Eso sí, a veces, lo que mal comienza, mal acaba. 

26 de septiembre de 2015, 07:09

cerrar