Lo que el presupuesto de 2014 no podrá comprar

Las tres cabezas de gobierno y del Partido Patriota que darán mucho de qué hablar en 2014: la vicepresidenta Roxana Baldetti, el presidente Otto Pérez y el ministro de comunicaciones, Alejandro Sinibaldi. (Foto: Facebook Roxana Baldetti).

Las tres cabezas de gobierno y del Partido Patriota que darán mucho de qué hablar en 2014: la vicepresidenta Roxana Baldetti, el presidente Otto Pérez y el ministro de comunicaciones, Alejandro Sinibaldi. (Foto: Facebook Roxana Baldetti).

Algo parece seguro. No importa la cantidad de recursos que se manejen en el estado. Este presupuesto 2014 no alcanzará tampoco para la tan publicitada "Transparencia" que nos prometieron en 2013. Y mejor ni hablemos del "Empleo"...

Iniciamos este año con la expectativa de dificultades para cubrir compromisos del estado. Luego de que el oficialismo perdiera el pulso político, el país quedó con el mismo presupuesto aprobado en 2013. Sin embargo, más allá de los compromisos financieros, que serán un reto y una maraña de transferencias sin fiscalización, hay compromisos que no se cumplirán.

Y este año, para excusarse, escucharemos a muchos decir "no alcanza", alimentando nuevamente un círculo vicioso.
Mario von Ahn
, investigador

A finales de 2013, la Organización Transparencia Internacional dio a conocer que Guatemala retrocedió una vez más y se percibe como más corrupta. ¿Qué piensan ustedes? ¿Percepción o sesgo?, como alegó la Comisionada Presidencial para la Transparencia. Juzgue usted.

No existe campaña publicitaria que logre cambiar para bien la poca confianza en las instituciones que tenemos actualmente. Lo que necesitamos son resultados. Y este año, para excusarse, escucharemos a muchos decir "no alcanza", alimentando nuevamente un círculo vicioso.

No importa cuánto crezca el presupuesto cada año, la historia siempre es la misma: no alcanza. Y para lo que menos alcanza es para la transparencia y el empleo. (Foto: Facebook Roxana Baldetti).
No importa cuánto crezca el presupuesto cada año, la historia siempre es la misma: no alcanza. Y para lo que menos alcanza es para la transparencia y el empleo. (Foto: Facebook Roxana Baldetti).

He ahí el dilema. No se trata de "cuánto" se trata de "cómo". Y la transparencia es clave para esto. Más allá de la "risible o no" declaración de probidad de los funcionarios hay mecanismos legales que siguen ausentes. No olvidemos que la corrupción tiene cara pública y cara privada. No sólo se enriquecen funcionarios públicos, hay entidades privadas que los acompañan.

Y esto se refleja en el tan mencionado "índice de corrupción" en el que salimos tan mal. Parece que tenemos un paradigma de tolerancia a la corrupción en la cosa pública, que nos hace opacar nuestra responsabilidad y aceptar el escenario que nos presentan este tipo de indicadores.

El papel que juegan los medios de comunicación es clave en la denuncia responsable. Un problema es dejarlos solos. Parece que la ciudadanía se acostumbra a leer diariamente sobre la decadencia del estado como si fuera una novela colombiana más. Esto puede cambiar, si nosotros evaluamos nuestros paradigmas y participamos más.

Yo le pregunto entonces: ¿Qué hará usted en 2014 para que Guatemala mejore en relación a la corrupción? Recuerde que este flagelo no está encerrado solamente en el despacho de fulanita o menganito, aunque le doy un punto por pensar en el Congreso. Pero aparte de eso ¿qué puede hacer usted?  Espero sus comentarios/opciones.

06 de enero de 2014, 23:01

cerrar