Los Cowboys de Dallas llevan alegría a cientos de niños enfermos

Si alguna vez los Cowboys han necesitado una dosis de ánimo y motivación es ahora, por eso la mañana del lunes fue una oportunidad perfecta para recobrar las mejores vibras y hacer labor social.

El equipo fue distribuido en cinco hospitales en el área de Dallas- Fort Worth, y a 12 horas de haber caído en el emparrillado  26-3 frente a los Packers de Green Bay, los vaqueros y sus porrista llevaron alegría y sonrisas a muchos niños enfermos.

Dos docenas de futbolistas, entre ellos los veteranos Tony Romo, Jason Witten y Brandon Carr, llegaron al Centro Médico de los niños en la zona céntrica de Dallas. Con sus camisetas del equipo y los sombreros de Santa Claus, se divirtieron con niños que sufren quebrantos de salud.

"Sólo para poner las cosas en perspectiva, algunos de estos niños tienen cáncer. Algunos de estos niños han tenido múltiples cirugías a corazón abierto", dijo el director general del Centro Médico de los Niños y el presidente Chris Durovich.

Es difícil detenerse demasiado tiempo en un partido de fútbol, viendo como decenas de niños se encontraron y se mezclaron con los jugadores de los vaqueros de Dallas.

"Es increíble ver el impacto que esos niños puedan tener en uno. Conseguir una sonrisa en su cara, puede cambiar nuestras vidas”,  dijo Witten. "Cuando los ves y el coraje que muestran hacia sus batallas. Siempre es una gran sensación de ser parte de esto", seenteció.

Todavía hay dos semanas de fútbol por jugar y los Cowboys se apresuraron a señalar que su temporada no ha terminado.

"En cualquier momento se puede ver sonreír a los niños, y muchos de estos niños se encuentran en situaciones difíciles y han pasado por algunas cosas duras, pero siguen luchando, entonces pienso: cómo no luchar", dijo Tony Romo.

16 de diciembre de 2013, 18:12

cerrar