Los cabos sueltos del segundo Informe de Gobierno

El contenido del Segundo Informe de Gobierno pasó inadvertido, pero es importante su análisis pues sería una herramienta para mostrar avances reales. (Foto: EFE)

El contenido del Segundo Informe de Gobierno pasó inadvertido, pero es importante su análisis pues sería una herramienta para mostrar avances reales. (Foto: EFE)

En medio de toda la confusión surgida hace exactamente una semana tras el ataque en contra de la Vicepresidenta Roxana Baldetti, al concluir la presentación del Segundo Informe de Gobierno, se ha hablado de todo, menos del contenido de ese informe que cada 14 de enero, por mandato, el Presidente de la República debe presentar y que contienen los logros y resultados alcanzados en su gestión. 

A diferencia del primer año, en el cual las prioridades de su discurso estaban centradas en términos como: todos, Guatemala, lucha, año, lograr, esfuerzo, mejor, país, como lo muestra esta herramienta que grafica las palabras que más veces se repiten en un discurso.

En el segundo año, los términos que se repitieron una y otra vez a lo largo de su informe fueron: gobierno, país, mejor, niños, sueños, política, logramos, pacto.

El Segundo Informe también tuvo como prioridad resaltar los avances del Pacto Hambre Cero, en los que el Presidente asegura haber obtenido los mejores logros de su gestión. Sin embargo, existió una incongruencia entre la cifra reportada en el primer informe, y la cifra citada en su reporte de logros en el Teatro Nacional, como lo demuestra este video.

Pero además, el mayor defecto del Segundo Informe de Gobierno, que consta de dos tomos, 196 páginas y contiene decenas de fotografías, es que no permite comparar los avances y cifras del primer año con las del segundo, pues se elaboraron con metodologías distintas, que no son comparativas ni secuenciales.

Pese a que en su discurso el mandatario refirió que se trataba de un balance de la gestión pública en donde compartiría una visión objetiva y medible sobre sus resultados, hay debilidades que saltan a la vista.

He aquí varios ejemplos:

Seguridad

Para Carlos Mendoza, analista del Central American Business Inteligence (CABI), mantener esta tasa es un logro que puede ser reportado, aunque a inicios de 2013 la violencia aumentó y se redujo en el último trimestre, lo que permitió una tendencia a la baja. 

A pesar de este factor positivo, los informes no permiten conocer si realmente hubo una reducción en la violencia comparando estadísticas. 

Desnutrición 

Acerca del combate de la desnutrición, tampoco se cuenta con datos que puedan ser comparados a pesar de que en el primero, aborda el tema a lo largo de más de 20 páginas. En el segundo, este detalle fue ignorado. 

Cobertura Educativa

Pese a las contradicciones, el apartado de “Niñez y Juventud Preparada” presenta cifras más detalladas sobre el trabajo del Ministerio de Educación; sin embargo, no pueden compararse con el primer informe debido a que estas cifras no fueron incluidas y no hay una base comparativa. 

Desarrollo Social 

De acuerdo con estadísticas del Informe Nacional de Desarrollo Humanos, en 2013 hubo una caída del 80% en la inversión en programas sociales y este detalle tampoco se menciona el informe, se queda en lo político y publicitario, que es la entrega de ayudas aisladas, pese a que esta fue su gran crítica a la anterior administración.

Inversión Extranjera

Tampoco es posible comparar uno y otro dato, pues se presentan con metodologías distintas.

Consultado en torno al informe en general, Gustavo Arriola, experto en estadística y coordinador del Informe de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señala que la información entre ambos documentos, primer y segundo Informe de Gobierno, es difusa ya que ninguno de los dos está realizado bajo una misma base comparativa. "El informe es un documento más político que técnico. Tiene más fotografías de los funcionarios que datos o indicadores que permitan calcular un porcentaje de avance en la mitad de su gestión", opinó.

Todo el escándalo que rodeó el informe demoró que se escudriñara en el contenido del Informe y se pusieran a contraluz las cifras que hoy son parte de la campaña de Gobierno, pero que no permiten mostrar una evolución real de los logros.

 

 

21 de enero de 2014, 06:01

cerrar