Luis Fernando Pérez, el candidato antipobreza que viaja en avioneta

Por Roberto Caubilla

Casi a 2,500 metros sobre el nivel del mar, habitando las faldas de la montañas, los cantelenos de la aldea Xecam, Cantel, Quetzaltenango, esperan la llegada del candidato presidencial, Luis Fernando Pérez, a quien de momento solo reconocen en las banderas que les han repartido previamente. 

A cuentagotas, la gente se va acercando al salón de usos multiples. La mayoría llega a pie, aunque algunos otros se acercan en pickup.

En el departamento de Quetzaltenango, la aldea Xecam pertenece al municipio de Cantel. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

En total, se cuentan unas 85 personas que esperan mientras los operarios logísticos del Partido Republicano Institucional (PRI) terminan de alistar las bocinas, las mantas y sillas para recibir al candidato. 

El público que espera a que llegue el candidato son principalmente mujeres y niños. “Es que es una reunión con lideresas de la comunidad”, se excusa el personal de la organización.

Entre el escaso público predominan mujeres y niños. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Un lapsus con el nombre del candidato

La gente es la que manda y, aunque los organizadores había previsto una ubicación, todos se llevaron las sillas hacia la sombra, lo que obligó a cambiar toda la instalación. Finalmente, se ubican en las afeuras del salón, donde los candidatos del partido (el aspirante a alcalde, a diputado y presidente) darán su discurso.

A lo lejos se acerca un pickup que trae más personas al evento. El vehículo ha estado recorriendo las calles anunciando la llegada del candidato, a quién presentan como “Luis Fernando López" y no Pérez.

En el trato con los vecinos, el candidato intercambió poco con ellos. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Mientras tanto, el presidenciable espera en su auto a unos metros de la gente, hasta que todo esté perfectamente preparado.

Pasados unos minutos, el auto se acerca a la plaza, se baja Luis Fernando y comienzan los cohetes que llenan el lugar de humo. Pérez saluda al candidato a alcalde y diputado, y luego lo hace con la mano alzada a la gente, sin ningún tipo de contacto. 

Una maqueta, su mayor promesa

Una vez en escena, Luis Fernando comienza su discurso recitando el abecedario, como ha denominado sus propuestas.

Con su estandarte de “1 millón de casas para 1 millón de guatemaltecos”, presenta una maqueta de cómo serán los hogares que promete.

Durante sus actividades, el candidato muestra la maqueta de la casa que promete en caso de quedar presidente. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

“No se preocupen que a las suyas no se les caerá el techo”, bromeó mientras destapaba la maqueta que portaban dos colaboradores.

Mientras explica la división de los cuartos Luis Fernando sigue bromeando. “Este cuarto es el de los papás. ¿De qué se ríen? Por eso hay tanto muchachito por aquí”, señala, sacando las sonrisa de las mujeres presentes.

Siempre interactuando con la gente, el candidato repite varias veces los conceptos con el objetivo de que queden plasmados en la mente de quienes escuchan. “Es que a mí me gusta preguntar mucho”, les explica.

Las propuestas del partido fueron denominadas ABC, por las siglas de sus tres principales apuestas. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Seguido de sus promesas Luis Fernando deja a Baldizón en un segundo plano y Jimmy Morales, es la primera víctima de sus críticas. “No podemos votar por un neófito” (según la RAE “Persona que se ha adherido recientemente a un partido político”).

Diferencia de clases

Inconscientemente o no, en varias ocasiones Luis Fernando consigue distinguir entre la Guatemala de los ricos y la de los pobres.

El discurso del candidato tuvo una duración de 35 minutos. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Con frases como: "su voto vale igual que el de la más coqueta de la capital" o "viven en techos de láminas con hoyos que cuando llueve están acostados y jalan las nalgas para que no se mojen", consigue recordar a las mujeres que le escuchan de la situación de pobreza en la que se encuentran.

Mientras tanto el candidato, que aspira a luchar contra esa pobreza, se marcha de la actividad en su camioneta. En ese momento, Luis Fernando se mueve en auto, pero el diputado viajó de la capital a Quetzaltenango en avioneta.

19 de Agosto 2015, 05:52 pm