Madre le rompió 300 veces la pierna a su hija por un motivo muy noble

Su hija había nacido con una discapacidad y el tratamiento consistia virtualmente en romper la pierna de la niña. (Foto: huffingtonpost.co.uk)

Su hija había nacido con una discapacidad y el tratamiento consistia virtualmente en romper la pierna de la niña. (Foto: huffingtonpost.co.uk)

Hay momentos en la vida en los que debemos tomar decisiones muy difíciles y Elsie Jackie, una mujer de 28 años nacida en Michigan, EE.UU., tuvo que tomar una muchas veces. Luego de dar a luz a su hija Elsie Moravek fue diagnosticada con una extraña discapacidad, y esto le hizo pasar por una de las experiencias más fuertes de su vida.

Su hija había nacido con una discapacidad. Su cadera no terminó de formarse correctamente, lo que provocó que su pierna y rodilla solo crecieron hasta la altura de su otra rodilla. Su pierna izquierda era mucho más corta que la derecha.

Al evaluar el caso, los médicos le dieron tres opciones a los padres de la jóven Moravek: Amputar la pierna de la menor, ponerle una prótesis o romperle la pierna tres veces al día. Aunque fue una elección complicada, los padres no dudaron en elegir la tercera y evitar a toda costa que su hija perdiera su pierna.  

Después contactaron con el doctor Shawn, un experto en discapacidades de este tipo,y decidieron someter a Elsie a una complicada operación para alargar su pierna. Seis horas después de entrar en el quirófano, los médicos dieron una muy buena noticia: habían conseguido reconstruir la cadera, el tobillo y la rodilla.

Elsie logró caminar a los 21 meses, no obstante lo más duro vendría cuando después de la cirugía, su madre se comprometió a activar manualmente los tornillos de la prótesis que le colocaron para separar el fémur y la tibia tres veces al día.

Fracturaron la pierna izquierda de la pequeña Elsie 300 veces a lo largo de cuatro meses, y consiguieron lo que pretendían, que la pierna corta se alargase 10 centímetros.

30 de abril de 2016, 14:04

cerrar