Mamá encuentra "drogas" a su hija de 17 años y se lleva una sorpresa

Unas pastillas de colores causaron confusión en la mamá de Ashley. (Foto: elsalvador.com)

Unas pastillas de colores causaron confusión en la mamá de Ashley. (Foto: elsalvador.com)

Ashley Carol estaba fuera de casa y necesitaba algo que se hallaba en su habitación. La adolescente de 17 años le envió un mensaje a su madre para que le ayudara a encontrarlo, pero ninguna de las dos se esperaba que un simple detalle se convertiría en una anécdota que está haciendo reír a las redes sociales.

Todo comenzó con este mensaje: “Mamá, ¿podrías colocar la calculadora negra en el buzón, por favor? MJ (una amiga de Ashey) la necesita para su examen”.

“Seguro que sí. ¿Está en tu habitación?”, escribió la madre. “Probablemente en el cajón de mi mesa de noche. O en el cuarto de juegos, no sé”, contestó Ashley.

Las pastillas de colores fueron confundidas con drogas. (Foto: @acbanks3/Twitter)
Las pastillas de colores fueron confundidas con drogas. (Foto: @acbanks3/Twitter)

Cuando la mujer entró a la habitación de su hija, encontró sobre la mesa algo que la dejó impactada. Se trataba de una bolsa con varias píldoras de colores. De inmediato, y aprovechando que estaban en contacto por mensajes, le tomó una foto de la bolsa y se la envió a Ashley.

“¿Qué es esto? –reclamó la madre–. No tendré drogas en mi casa. Ven ahora mismo. Tan pronto como tu padre llegue de California discutiremos las consecuencias. De momento, estás castigada y no saldrás de casa. Regresa en este instante”.

A lo que Ashley respondió: “Mamá, no son drogas”. Y en un siguiente mensaje, le escribió: “Colócalas en agua”. Ante la incredulidad, la mujer le preguntó “¿Por qué?”. La respuesta de Ashley fue directa: “Solo hazlo”.

Tras ponerlos en agua, la mamá de Ashley se dio cuenta que las pastillas no eran drogas. (Foto: @acbanks3/Twitter)
Tras ponerlos en agua, la mamá de Ashley se dio cuenta que las pastillas no eran drogas. (Foto: @acbanks3/Twitter)

Todavía molesta, la mamá de Ashley decidió hacerle caso. Fue a la cocina, tomó un vaso, lo llenó de agua y colocó cuatro de las píldoras de colores que había encontrado en el cuarto de su hija.

Al darse cuenta de que no se trataba de drogas sino de dinosaurios de goma, la madre de Ashley se limitó a responderle a su hija “No importa. Ya no tienes que venir a casa”.

“¿Y como para qué comprarías esto? Pensé que tenías 16 años, no 7”. La respuesta de su hija fue sencilla, pero efectiva: “No sé, se ven cool”.

Ashley publicó en Twitter la divertida conversación con su madre, así como las fotos. En cuatro días, ya ha acumulado más de 46 mil retuits y casi 61 mil Me gusta.

*Tomado de elsalvador.com

12 de junio de 2016, 20:06

cerrar