"Mamá, me fui a luchar por Venezuela..."

Este letrero de los manifestantes venezolanos estremeció a las redes sociales. (Foto: lapatilla.com y leanoticias.com)

Este letrero de los manifestantes venezolanos estremeció a las redes sociales. (Foto: lapatilla.com y leanoticias.com)

Mamá me fui a luchar por Venezuela. Si no regreso, me fui con ella.” Esta fue la frase que aparecía en la primera foto que vi de las protestas que ha estado viviendo ese país en los últimos días. No soy venezolana, no tengo familia venezolana, no tengo amigos venezolanos y ni siquiera conozco muchos venezolanos. Soy guatemalteca, quiero a mi país y me preocupa profundamente el futuro de todos los guatemaltecos. Sin embargo, esto no impide que frases como esta me pongan la piel de gallina y que las imágenes y noticias sobre Venezuela me saquen las lágrimas.

Es evidente que la incapacidad del presidente Maduro de gobernar ha hecho que las nuevas generaciones dejen de tolerar los discursos populistas
Daniela Guzmán
, columnista

Me enoja, me indigna y me preocupa que en pleno siglo XXI un gobierno latinoamericano esté censurando a la prensa, violando los derechos humanos de sus ciudadanos, arrestando a la oposición política y matando estudiantes que protestan pacíficamente. Además de esto, me frustra cada vez más el descaro de Nicolás Maduro en sus discursos cuando hace alarde de esto y lo manipula para hacerlo ver como la defensa de la “Revolución Bolivariana” ante el “imperio y la derecha fascista”. Me pregunto si este personaje ha leído alguna vez el significado de la palabra “fascista” ya que califica de esta manera a cualquiera que no piense como él.

En la avenida Rómulo Gallegos de Caracas ha habido en estas protestas barricadas con fuego. (Foto: EFE).
En la avenida Rómulo Gallegos de Caracas ha habido en estas protestas barricadas con fuego. (Foto: EFE).

Ver personas exponiéndose y poniendo su vida en riesgo por lo que quieren de su país es admirable. Es la muestra de que ya no es aceptable ni sostenible el “socialismo del siglo XXI” venezolano. Más aún, es evidente que la incapacidad del presidente Maduro de gobernar ha hecho que las nuevas generaciones dejen de tolerar los discursos populistas que intentan respaldar un régimen que nada bueno le deja a los ciudadanos. Estos estudiantes están cansados de no poder salir de sus casas tranquilamente, de no poder encontrar un empleo digno, de no encontrar comida ni bienes de consumo para mantener a sus familias. Estas cosas van más allá de la ideología, va más allá de la “Revolución”, va más allá del “imperio”.

Los estudiantes venezolanos han salido a desafiar a la autoridad que consideran tiránica. (Foto: EFE).
Los estudiantes venezolanos han salido a desafiar a la autoridad que consideran tiránica. (Foto: EFE).

No puedo evitar pensar que las frases “esos tiempos ya pasaron” y “esas cosas ya no pasan” no son del todo ciertas. Veo las imágenes de los manifestantes perseguidos por policías armados, la sangre causada por los perdigones, estudiantes muertos, y escucho los discursos de Nicolás Maduro y los gritos de un pueblo que no encontró otro medio de expresión más que manifestaciones. Parece que estuviera presenciando un retroceso de más de treinta años en la región latinoamericana. Pero ese no es el caso, es el año 2014 y aquí estamos.

Lo más preocupante es que aunque Guatemala tiene grandes diferencias con Venezuela, esta realidad no me parece tan lejana. Con la mirada puesta en los problemas actuales y en las próximas elecciones, no soy muy optimista. No veo que nuestra democracia vaya en mejor camino y no veo ningún candidato competitivo remotamente aceptable. Me preocupa que los guatemaltecos miremos a Venezuela y pensemos que “eso no nos va a pasar a nosotros”. Evaluemos el camino que recorrió ese país para llegar a donde está y miremos qué elementos componen el caldo de cultivo para que algo similar suceda aquí. ¿Será que de verdad estamos TAN lejos de esa realidad? 

19 de febrero de 2014, 12:02

cerrar