Iniciar sesión con Facebook

Una manta que demuestra todo un símbolo de lucha

   A pesar que es una enfermedad “muy difícil”, el mensaje es que nunca hay que perder la fe y esperanza. (Foto: Wilder López/Soy502)

A pesar que es una enfermedad “muy difícil”, el mensaje es que nunca hay que perder la fe y esperanza. (Foto: Wilder López/Soy502)

Durante la Carrera Arco Iris, realizada por la Fundación Ayúdame a Vivir (AYUVI), hay una manta, que por segundo año consecutivo, resalta entre tantos colores. Es un mensaje de apoyo para Stephanie Quezada, una niña, de tan solo 6 años, que ha demostrado ser toda una luchadora.

Al cumplir los 4 años fue diagnosticada con leucemia, un tipo de cáncer que afecta a la sangre y médula ósea.  Karin Chajon, su madre, recuerda que empezaron a salirle moretes en el cuerpo y ganglios en el cuello. El pediatra les explicó que probablemente era una enfermedad que estaba incubando y que los glanglios desaparecerían por sí solos. A la semana, efectivamente así fue, pero había quedado uno y éste empezó a crecer. 

"Nos sentimos orgullosos de apoyar esta noble causa", comenta Karin Chajon. (Foto: Wilder López/Soy502)
"Nos sentimos orgullosos de apoyar esta noble causa", comenta Karin Chajon. (Foto: Wilder López/Soy502)

IMPORTANTE: Investigación podría conducir a un tratamiento contra el cáncer

En ese momento, el doctor decidió hacerle una batería de exámenes y el resultado mostró que era cáncer. De inmediato los refirieron a la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica (UNOP) y Stephanie comenzó su tratamiento, el cual duró casi dos años y medio, con tres a cuatro visitas médicas por semana.

Terminamos el tratamiento en marzo de este año (2016) y ella se siente muy bien, pero siempre con sus cuidados para que no tenga una recaída
Karin Chajón
, madre de Stephanie.

Ahora tienen que llevar a Stephanie cada mes a un chequeo médico durante 6 meses, al terminar esa etapa, son cada 3 meses hasta que se vuelva una vez al año. “Ella va estar siempre en evaluacion hasta que cumpla los 18 años”. Chajon explica que Stephanie tiene toda una rutina de cuidados, no solo higiénicos sino alimenticios, ya que durante el tratamiento no puede tomar vitaminas, solo las que obtiene en la comida. “Y esa es la clave para que pueda resistir este tratamiento tan fuerte”, explica.

NO TE LA PUEDES PERDER: Gesto solidario: niños se rapan para apoyar a su amiga con cáncer 

Sin embargo comenta que a pesar que es una enfermedad “muy difícil”, nunca hay que perder la fe y esperanza. “Poner a nuestros hijos en alto para poder seguir apoyándolos”, concluye. 

 

 

 

 

24 de abril de 2016, 16:04

cerrar