Un mapa alrededor de las Reformas Constitucionales

El mito más grande alrededor del tema de la Reforma Constitucional del sector justicia, perpetuado por las chuscas imágenes de las sesiones parlamentarias para conocer la propuesta de Reforma y por la estridencia de las redes sociales, es que existe polarización en ese tema y que Guatemala se encuentra dividida por la mitad al respecto.

Una descripción más fiel de la realidad es la siguiente: en el centro de la cuestión y constituyendo la mayoría de opiniones informadas, técnicas y con independencia, existe un consenso sobre la necesidad de reformar la constitución para apuntalar el sector justicia. Las diferencias de opinión bson salvables, tomando como base los acuerdos alcanzados en el marco del Diálogo Nacional de Justicia por mayoría y que de a poco se han ido convirtiendo en enmiendas a la propuesta 1579.

Este proceso de diálogo mediante actores intermedios ha sido tortuoso y puede llevar a un proyecto débil de cara a la consulta popular. Es por eso que, tomando en cuenta que el diseño del aparato de justicia no ha sido durante la Historia una lucha social sino un pacto intersectorial y de élites, es necesario encontrar ese espacio de diálogo para acelerar la aprobación de la Reforma y a su vez preparar el terreno de la consulta popular.

Sólo con el apoyo de la mayor cantidad de sectores podemos esperar una aprobación en la etapa electoral del proceso, ya que históricamente estos procesos son de poca participación y corren riesgo de ser secuestrados por sectores de población reducidos pero muy organizados. Dicho esto, reservo los argumentos a favor de la Reforma a los expertos en la materia. Prefiero en esta ocasión ofrecer un mapa que ilustre cómo se posicionan actores de la sociedad y las fuerzas del Congreso respecto a las Reformas.

No a las Reformas

Sectores que abogan por una refundación del Estado

Comité de Pueblos de Occidente, algunos académicos e intelectuales de izquierda denuestan contra la propuesta actual por considerarla débil, insuficiente o un parche que, al enfocarse en el tema justicia, no resuelve los problemas de fondo del país.

Algunos se abonan a otro mito recurrente, que es que estas reformas son un invento de actores extranjeros, ignorando que la propuesta mártir salió de los aportes que muchísimos guatemaltecos expertos en el sector justicia han venido realizando desde hace más de veinte años. El congresista a quien hemos oído esgrimir este argumento es Francisco Tambriz y Tambriz. También podemos ubicar aquí a políticos de vieja guardia de corte de izquierda.

El principal problema con este enfoque es que no existe actualmente fuerza política para un movimiento refundador.

Sectores que abogan por una reforma en vía ordinaria

Hay quienes argumentan que se puede reformar el sector justicia por medio de leyes ordinarias, sin Reforma Constitucional.

En este grupo se alojan algunos ex constitucionalistas o académicos cuya lucha ha sido la defensa del texto constitucional de 1985, así como la extrema derecha promotora del Estado mínimo. Este grupo argumenta, con escasa resonancia entre la mayoría de expertos en materia jurídica, que los cambios necesarios se pueden realizar exclusivamente por medio de leyes ordinarias. Algunos miembros de este sector asistieron al Congreso para presionar por el NO. Su espejo en el Congreso está integrado por Fernando Linares, Álvaro Arzú E., LP Álvarez, VIVA.

Sectores que se verían afectados

En este grupo se ubican desde la rectoría de la USAC, los arquitectos y operadores de las redes clientelares en el sistema de justicia, desde fiscales, jueces, magistrados y los líderes de las estructuras que manejan las comisiones de postulación. También se ubican aquí asociaciones y grupos de ex militares adversarios de someterse a la justicia por casos de corrupción, justicia transicional y otros. Este es el grupo que organizó a ciudadanos que las últimas tres semanas han ido por el NO en la reforma constitucional y que han tomado los reflectores nacionales a base de gritos, insultos y actos de agresión a los partidarios del Sí y a empleados del Congreso.

Cabe aclarar que no todas las personas que asistieron al Congreso por el NO pertenecen a este grupo. Algunos simpatizan con este discurso que utiliza los argumentos “otra Venezuela”, “fuera CICIG”, "injerencia extranjera"; son pertenecientes a familias de capas media alta y alta que se vieron afectados directamente durante el conflicto armado y que son instrumentalizadas por los grupos de ex militares adversos a la firma de la paz. NO Reformas SÍ Reformas NO Reformas El diputado adalid de este grupo es Estuardo Galdámez, aunque hay más operando desde el anonimato o no compareciendo a las sesiones.

Sí a las Reformas

Este es, por mucho, el grupo más grande, plural y diverso. El objetivo de este grupo será ponerse de acuerdo en los aspectos técnicos de la propuesta.

Aquí se encuentran actores tales como:

• El del emergente Consejo de Autoridades Indígenas, quienes retiraron su enmienda al artículo 203 de la Constitución pero mantienen su apoyo al resto de la Reforma.

• CODECA, aunque sin hacer una demanda fuerte al respecto

• La Alianza por las Reformas, que agrupa a 38 organizaciones expertas en justicia, organizaciones de DDHH, iniciativas políticas emergentes que surgieron o se relanzaron a partir de la coyuntura del 2015.

• La URL y ASIES, dos de los tres miembros del Consorcio y que ven su aporte histórico en el tema de Reforma Sector Justicia recogido grandemente en la propuesta en liza.

• Grupos organizados de jueces independientes, como Instituto de la Judicatura y Asociación de Jueces por la Integridad.

• Expertos independientes y juristas miembros de asociaciones gremiales, algunos ex constitucionalistas.

• Tanques de pensamiento liberales y conservadores, tales como Fundación 20/20, ATAL, CIEN, parte del CEDECON.

• Tanques de pensamiento salidos del sector privado organizado, como FUNDESA, CEES.

• ALIGUA, quien se identifica como heredera de la tradición del histórico MLN.

• Comunidad Internacional, aunque no en pleno. EU, EUA, aparato de ONU etc.

• Actuales MP, PDH y CICIG; encargados de la secretaría técnica del Diálogo, de presentar la propuesta a los tres poderes del estado y de acompañar el proceso de enmiendas dando soporte técnico a los diputados.

El principal obstáculo a salvar por este grupo es encontrar el mecanismo de consenso, ya que los matices que los separan radican en aspectos técnicos esencialmente; por ejemplo, cuáles cambios deben ser constitucionales y cuáles por medio de leyes ordinarias. Ya que la justicia no es un tema científico duro sino social y sujeto a soluciones heurísticas, llegado el momento hay que tomar decisiones apoyándose en estudios de Derecho Comparado, conocimiento de la sociedad guatemalteca y lectura de los tiempos.

El consenso que no se logró en el Diálogo Nacional de Justicia deberá buscarse con serenidad y comprensión. Este grupo está urgido de madurez y de voluntad de diálogo para así rescatar la reforma y darle viabilidad en la etapa consulta. Se demanda en este grupo mucho tino y articulación, especialmente para lograr el apoyo de un sector privado organizado dubitativo o que no tiene el tema como prioritario.

En el aire se respira la voluntad de converger, el principal problema es que no hay un actor idóneo y con suficiente capacidad de convocatoria. Toca pensar fuera de la caja y tenderse la mano entre sectores que tradicionalmente no dialogan. En el Congreso este grupo encuentra eco en casi completas las bancadas UNE, Convergencia, Encuentro, Winaq, URNG, TODOS, algunos de CREO, algunos de FCN, Oliverio García, Manuel Conde, Álvaro Velásquez.

Por último, existen llaneros solitarios que aún no toman posición en el tema. A este grupo conviene también conminarlo a que se destape, ya que la reforma del sector justicia permitirá vislumbrar cómo será el futuro de Guatemala post CICIG: o viene la restauración del antiguo régimen o aparece la luz al final del túnel y la esperanza de contar con un sector de justicia independiente de los poderes políticos y las redes criminales.

Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502.

Infórmate sobre las Reformas:

 

30 de mayo de 2017, 05:05

cerrar