La marca para toda la vida de Kevin Cordón y su entrenador

Hay marcas que duran para siempre y hay personas que deciden llevarlas en la piel para toda la vida. Así son los tres Juegos Olímpicos (Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016) que llevan juntos el badmintonista Kevin Cordón y su entrenador José María Solís.

El zacapaneco no terminó los Juegos como hubiese querido, una lesión lo obligó a retirarse en la fase de grupos. Desde este domingo inició con su terapia de recuperación y volverá a Guatemala el próximo 22 de agosto.

 

En mayo, cuando sellaron su boleto a Río, decidieron ponerse un tatuaje con los aros olímpicos. "No lo pensamos mucho y fuimos a pagar el anticipo, cuando ya llegó el día dudamos (risas) pero ya habíamos pagado", contó Solís.

Relación de jugador-entrenador de más de 12 años. "Somos como una familia, hemos compartido muchas cosas y ahora una pequeña marca", añadió el estratega retalteco. 

De forma anecdótica, "Chema" como es conocido, contó que en su casa solo su hjia sabía, pero que su esposa le econtró el "shampo" especial para lavarse el tatuaje y le tuvo que contar. "Como dos días no me habló (risas) pero después se acostumbró", finalizó.

Para Kevin también fue una decisión importante: "La verdad que los tatuajes no van mucho con mi personalidad, pero los Juegos Olímpicos son únicos y creo que uno se gana el derecho de ponérselos", expresó a Soy502.

14 de agosto de 2016, 18:08

cerrar