Los "mares" de la Luna

La luna llena con las áreas oscuras llamadas “mares” y sus nombres. (Foto: Edgar Castro Bathen)

La luna llena con las áreas oscuras llamadas “mares” y sus nombres. (Foto: Edgar Castro Bathen)

Cuando uno ve la luna llena, nota de inmediato que esta tiene unas partes oscuras y un poco circulares que contrastan con la blancura del resto del disco lunar. Son una especie de manchas en su superficie que se ven a simple vista, con binoculares o telescopio.

Los primeros astrónomos llamaron "mares" a estas regiones porque en la antigüedad no tenían telescopios y asumieron que se trataba de grandes extensiones de agua, una especie de mejor conjetura. Aquí se hace referencia a los observadores griegos, como el genial Aristarco de Samos, quien fue el primero en proponer la teoría Heliocéntrica del Universo, 200 años antes de Cristo y 1700 años antes de Copérnico. Hoy se sabe que en la Luna no hay agua líquida y esas regiones son planicies de terreno oscuro, menos accidentado que el resto, formadas principalmente de basalto, que es roca volcánica ígnea, procedente de un antiguo vulcanismo que existió en el satélite natural de la Tierra.

Mares Lunares numerados, vistos en otro ángulo. (Imagen: Ricardo García)
Mares Lunares numerados, vistos en otro ángulo. (Imagen: Ricardo García)

 

  1. Mar de las Lluvias
  2. Mar de la Serenidad
  3. Mar de la Tranquilidad
  4. Mar de las Crisis
  5. Mar de la Fecundidad
  6. Mar de los Néctares
  7. Mar de las Nubes
  8. Mar de los Humores
  9. Oceanus Procellarum

 

Se cree que en el momento en que ocurrieron impactos de grandes asteroides contra la superficie lunar, el magma del interior de la Luna y la roca fundida rellenaron las grandes cuencas (agujeros) producidas por dichas colisiones.

Los choques de estas moles contra la Luna formaron grandes cráteres, casi circulares, durante el período llamado del “gran bombardeo”, sucedido hace unos 3,800 millones de años. En esa época había mucho desorden en el sistema solar y caían asteroides por todos lados. Gracias a las rocas traídas por los astronautas que fueron al satélite, se sabe que las cuencas de los mares son más antiguas que el material que las rellenó.

Los rayos del cráter Tycho, abajo a la derecha, llegan hasta el otro extremo de la Luna (arriba a la izquierda) atravesando el Mar de la Serenidad y pueden ser vistos más claramente durante la fase de luna llena. (Imagen: Ricardo García)
Los rayos del cráter Tycho, abajo a la derecha, llegan hasta el otro extremo de la Luna (arriba a la izquierda) atravesando el Mar de la Serenidad y pueden ser vistos más claramente durante la fase de luna llena. (Imagen: Ricardo García)

Los mares cubren el 16 % de la superficie lunar y reflejan menos luz solar que las zonas blancas y altas. A su conjunto se le denomina maria ("mares" en latín) que no debe confundirse con el nombre “María”. Se consideran parte de la maria otros accidentes geográficos, como el Oceanus Procellarum (Océano de las Tormentas), gran extensión que se consideraba un océano; mientras que otras más pequeñas son denominadas Lacus (lagos), Palus (pantano) y Sinus (bahías).

La Luna tiene poca o ninguna actividad volcánica actualmente -aunque hay observaciones lunares que están en desacuerdo con esto -, pero sí hubo en el pasado. Los mares lunares son más recientes que las tierras altas. El material recogido por los astronautas de las misiones Apolo confirmó que los mares están formados de basalto. Los enormes impactos que tuvo la superficie no solo causaron la formación de grandes cráteres sino también el derretimiento del interior lunar disparando el proceso volcánico. También se sabe que los mares son más jóvenes que las cuencas que los contienen.

El material recogido por los astronautas de las misiones Apolo confirmó que los mares están formados de basalto. (Foto: NASA)
El material recogido por los astronautas de las misiones Apolo confirmó que los mares están formados de basalto. (Foto: NASA)

Los geólogos lunares creen que el impacto que formó el Mar de las Lluvias (Mare Imbrium) arrojó material hacia fuera formando las montañas que rodean el Mar de la Serenidad, pero lo que es más evidente en la edad de los mares es que poseen menos cráteres, lo que indica que han estado menos tiempo expuestos a bombardeo de asteroides.

Otro punto interesante son los llamados depósitos oscuros, que son puntos más pequeños en forma de cono, formados por ceniza oscura, que refuerzan la teoría de que hubo erupciones volcánicas en la Luna. Esto ha sido reforzado por el hallazgo de perlas de vidrio como las que se encuentran en los volcanes de la Tierra.

La mayor parte de las erupciones volcánicas que formaron los mares tuvieron lugar a través de las fisuras que abrieron los impactos. La lava basáltica fue fluyendo a lo largo de milenios hasta que los llenó. Tal es la historia de los mares de la Luna.

20 de diciembre de 2016, 08:12

cerrar