Mario César Gálvez: “Pude reencontrarme con mis hijos 24 años después”

Su historia es una de las más conmovedoras. Don Mario César Gálvez dejó de pedir dinero en las calles que por más de 20 años fueron el lugar donde encontró la bondad de muchos conductores, y ahora es un hombre que tiene una nueva oportunidad de vida, quien destaca el reencuentro con sus hijos, luego de 24 años de no verse.

Luego que la municipalidad de Mixco lo entrenara en la Academia de Emixtra y haberse graduado el 5 de mayo, el agente 744 ha regresado a las calles, pero ahora para dirigir el paso vehicular en ese municipio. 

“Empecé el 10 de mayo, para el Día de la Madre, me sentía muy nervioso porque una cosa es la práctica en la academia y otra es salir a las calles. Las personas me pasan saludando y me felicitan por lo que estoy haciendo. Estoy muy contento por esta nueva oportunidad”, expresa don Mario César mientras dirige el tránsito a inmediaciones de El Tecolote

Durante los días que ha estado en su labor, el agente 744 dice que también se preocupa por la seguridad de los conductores, principalmente de los motociclistas. 

Don Mario César relata que un automovilista lo reconoció y lo felicitó por ser un ejemplo para muchas personas. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Don Mario César relata que un automovilista lo reconoció y lo felicitó por ser un ejemplo para muchas personas. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

“Pasan muchos de ellos sin casco, cuando el semáforo está en rojo, me acerco a ellos y les recomiendo que lo usen. Algunos se lo ponen de mala gana, pero es por su propia seguridad”, cuenta el servicial agente. 

Nuevos brillos

Uno de los hechos que le han dado una nueva esperanza a la vida de Mario César es el reencuentro con sus hijos a quienes dejó de ver por más de 20 años, y que ahora se han reencontrado con mucha alegría de ver a su padre uniformado, con un aspecto más positivo. 

“Nos reunimos el fin de semana posterior a la graduación. Mis hijos me llevaron a la zona 10 a comer y pasamos mucho tiempo juntos. Ellos me dijeron que se sienten orgullosos de mí y que me he vuelto muy famoso, pero lo que más aprecio es haber pasado ese tiempo junto a ellos. Pude ver a mis hijos 24 años después”, cuenta don Mario César. 

El agente está agradecido con Dios porque escuchó sus plegarias y a pesar de haber pasado 28 años en las calles mendigando, ahora regresa pero a poner orden al tráfico de las principales calles de Mixco.  

20 de mayo de 2016, 10:05

cerrar