Mario Cúmez: “La gente me reconoce y me sigue felicitando”

Mario Cúmez atiende a las personas que visitan a diario el Ministerio de Educación. (Foto: Soy502)

Mario Cúmez atiende a las personas que visitan a diario el Ministerio de Educación. (Foto: Soy502)

Mario Cúmez es uno de los jóvenes a los que el destino les ofreció un cambio radical en sus vidas. Su historia y la de su hermano se conoció a través de una publicación en redes sociales y esto fue trascendental. 

Al ingresar al Ministerio de Educación, el muchacho es el encargado de la Atención al Ciudadano, donde las personas deben identificarse para ingresar al edificio de la avenida La Reforma. Su sonrisa tímida, pero sincera, no ha cambiado desde aquel enero de 2016. 

SU HISTORIA... 

“Cuando ingresé al ministerio empecé en el Departamento de Gestión de Riesgo, después pase al call center. Luego estuve en la sección de Inventario y desde hace tres meses estoy en Atención al Ciudadano”, cuenta Mario

La experiencia ha sido grata para él, ya que ha podido dedicarle más tiempo a sus estudios universitarios así como asistir a sus clases de inglés en el Instituto Guatemalteco Americano (IGA) y tomarse un espacio para sí mismo. 

CÓMPLICES...

“Nunca pensé que esto fuera a pasar, tengo tiempo para muchas cosas y estoy agradecido por todas las oportunidades que me han dado”, cuenta. 

Es en esta parte donde recordamos que Mario y su hermano Carlos Daniel son los protagonistas de una historia que conmovió a Guatemala en enero de 2016. Ellos lustraban zapatos en la zona 14 para pagar sus estudios universitarios y tras hacerse público su relato les llegaron muchas bendiciones. 

CORAJE...

“La gente me reconoce y me sigue felicitando. Por eso agradezco a todas las personas que me han ayudado para estar en este lugar”, relata. 

Su hermano

Sin embargo, su hermano aún no ha sido contratado por el Ministerio de Educación. Él ingresó su papelería en noviembre del año pasado, pero aún no hay una respuesta sobre la plaza a la que podría optar Carlos Daniel Cúmez

SUPERACIÓN...

“Él sigue lustrando zapatos en la zona 14, pero ahora ya no lo hace todo el día porque debe estudiar nglés. Sigue esperando que le confirmen cuándo puede empezar a trabajar”, detalla. 

Como buenos hermanos, Mario y Carlos se ayudan mutuamente en lo que necesiten. Saben que todo lo que han logrado es por el esfuerzo que han hecho, así como el apoyo de sus padres y de las personas de buen corazón con las que se han cruzado en su camino. 

VÍVELO DE NUEVO... 

Los hermanos Cúmez continúan con sus estudios de Enfermería en la Universidad Panamericana, asistiendo a las clases de inglés en el IGA y trabajando duro para graduarse pronto, apoyar a su comunidad y alcanzar sus sueños. 

EL CAMBIO... 

26 de abril de 2017, 11:04

cerrar