Médico descubre algo extraño en el útero de una paciente

Un médico francés se llevó la sorpresa de su vida cuando atendía a una paciente en el Centro Hospitalario de la Universidad de Angers, Francia

"Quedé sorprendido cuando lo noté. Mi reacción fue pedirles a mis colegas que confirmaran el diagnóstico", así se expresó el obstetra Pierre-Emmanuel Bouet al ser consultado sobre qué fue lo que pasó por su cabeza cuando hizo el hallazgo.

ALIMENTACIÓN...

Lo que encontró durante una consulta médica de una mujer embarazada de 22 semanas fue algo inusual. En el estudio ecográfico que le efectuó, vio cómo dos piernas sobresalían por el costado del útero de la paciente. Eran las extremidades del bebé que estaba gestando. Las paredes de ese órgano se habían roto. 

Contrario a lo que se creía, el movimiento de las piernas no fue lo que produjo la ruptura de la pared uterina. La paciente tampoco presentó ningún síntoma que alertara a los médicos. Tampoco podía acusársela de no tener experiencia en embarazos: en su vientre crecía su sexto hijo, según detalla The New England Journal of Medicine.

EJERCICIOS...

De acuerdo con Bouet, como consecuencia de sus cinco cesáreas anteriores, las paredes de su útero habían desarrollado una rigidez mayor de la que suele verse en los embarazos. La pared se rompió cuando fue imposible que continuara expandiéndose. Afortunadamente para la mujer, las piernas del bebé actuaron como tapones, lo que impidió una hemorragia que hubiera sido fatal ambos.

Sin embargo, el riesgo era alto y doble, ya que el feto aún era muy prematuro para nacer y para la madre que podría tener una hemorragia interior. 

Bouet sugirió una maniobra para extraer al bebé, pero los padres prefirieron seguir adelante unas semanas más con un monitoreo constante de la evolución. Ocho semanas después, nació su sexto hijo mediante una cesárea. "El recién nacido vino al mundo saludable. Prematuro, pero saludable". Hoy, el niño está vivo. 

* Con información de Infobae

23 de diciembre de 2016, 17:12

cerrar