Messi, Cristiano y el Clásico

¿Estará Messi en el Clásico como titular o en la banca? ¿Y estará Cristiano a la altura de la expectativas de la afición del Madrid? 

¿Estará Messi en el Clásico como titular o en la banca? ¿Y estará Cristiano a la altura de la expectativas de la afición del Madrid? 

Leo Messi ha estado entrenando con normalidad después de que varios medios dieran por hecho que no jugará el clásico del 21 de noviembre. El argentino está de vuelta con el resto del equipo y todo apunta a que irá convocado contra el Real Madrid. Y, conociéndolo, querrá ser titular. En general, la vuelta de Messi es algo genial para el Barça, pero hay que ver el asunto desde otra perspectiva.

Primero, que hay riesgo de recaída si no está al 100%. Leo se lesionó un ligamento de la rodilla y volver a dañárselo sería peligroso. El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, asegura que ‘no van a arriesgar’ a su mejor jugador, pero ya sabemos que el equipo médico del Barça oculta muchísimas cosas con esta directiva.

Por otra parte, el equipo de Luis Enrique está en su mejor momento esta temporada gracias a que Neymar ha manejado a la perfección el papel de líder. El brasileño conduce el juego, mete goles y da asistencias. Ese protagonismo lo pierde en buena parte cuando juega con Messi, porque el argentino es quien asume ese rol.

Con Neymar en estado de gracia, ¿qué tan buena idea es quitarle el liderato de un día para otro? El Real Madrid sabe defender a Messi, pero nunca ha jugado contra ‘Ney’ en su rol de líder. En conclusión, pensando en la rodilla de Leo y en el equipo, lo mejor para el Barça es que Messi comience en la banca contra el Real Madrid. Podría entrar en la segunda parte y jugar 30 minutos o algo por el estilo. Como bien se sabe, 30 minutos de Messi son una eternidad para los rivales.

Cristiano y el Bernabéu

Por su lado, la estrella del Real Madrid estará bajo juicio en la casa que tanto lo admira. Cristiano Ronaldo no pasa por un buen momento y él mismo no está ayudando a su causa con eso de ‘no se sabe qué va a pasar’. Lo dijo en dos entrevistas recientes en referencia a su futuro en el Real Madrid.

CR7 no ha jugado bien los últimos partidos y se le ha visto quejarse dentro del campo. ‘Jugamos muy atrás, jugamos muy atrás’, ha reclamado a sus compañeros, visiblemente enfadado. Eso sí, donde estaba muy feliz fue en Londres al presentar su película y fotografiarse con su antiguo entrenador, Carlo Ancelotti.

Así que, el asunto va por ahí: Cristiano no está jugando bien porque no está conforme con Rafa Benítez. No le gusta el sistema controlado de su nuevo técnico. Él disfrutaba de ese fútbol loco y vertiginoso del Real Madrid, en el que todas las pelotas pasaban por él gracias a su velocidad. Ahora tiene que estar más estático, esperando que le llegue el balón.

En realidad, el problema del portugués no es con Rafa Benítez, sino con Florentino Pérez. El presidente despidió a Ancelotti a pesar de que él y varios jugadores más habían declarado su apoyo al italiano, y contrató a un entrenador con un sistema más defensivo y conservador. La situación, curiosamente, recuerda a lo que Messi vivió el año pasado con Luis Enrique: al principio no congeniaban, pero terminaron por ganarlo todo. El primer gran examen de Cristiano es el clásico de este sábado, y está obligado a destacar. El Bernabéu es exigente, y Gerard Piqué podría no ser el único que reciba abucheos esa noche.