Mil pajaritos de papel hechos en Guatemala por la paz del mundo

Si pudiéramos ver a nuestra sociedad y el mundo con los ojos de los niños, la realidad sería muy diferente.

Esta es la historia de niños y niñas de muchas nacionalidades que residen en Guatemala porque sus padres llegaron al país para desarrollar diversas labores. Estudian en el colegio Maya y una de sus maestras les contó la historia de Sadako Sasaki, una pequeña japonesa que tenía tan solo dos años cuando Estados Unidos hizo estallar una bomba atómica en Hiroshima. Nueve años después empezó a sentirse mal y fue diagnosticada con leucemia, una consecuencia de la radiación recibida por la bomba.

Fue así como, antes de morir, Sadako se propueso elaborar con la técnica origami, mil pajaros de papel, para ofrecerlos por la paz en el mundo. Completó 644 pájaros de de papel y al morir, 14 meses después de ingreso en el hospital, sus compañeros de escuela completaron los mil pájaros. 

Este relato inspiró a estos pequeños y fue así como elaboraron los mil pájaros que esperan depositar en el Monumento a la Paz, dentro del Palacio Nacional de la Cultura, cuando el gobierno de Guatemala se los permita. 

Pero sin duda, el esfuerzo de sus manos y el deseo de sus corazones es lo que podrá cambiar el mundo.

22 de marzo de 2014, 15:03

cerrar