Rumania: los políticos quieren que la corrupción ya no sea un delito

Como una insólita sorpresa, la noche del pasado 31 de enero el Gobierno del Partido Socialdemócrata (PSD) de Rumania decretó una ley que despenaliza algunos delitos de abuso de poder y corrupción, lo que provocó multitudinarias manifestaciones de ciudadanos indignados.

El decreto que fue catalogado como un gran retroceso en la lucha contra la corrupción, movilizó desde esa misma noche a miles de personas que manifestaron pacíficamente en su contra, el cual, además entraría en vigencia sin necesidad de ser aprobado por el Parlamento.

  • MIRA TAMBIÉN: 

Luego de tres días de protestas, donde llegaron a participar hasta 500 mil personas, el primer ministro Sorin Grindeanu anunció que el polémico decreto sería derogado, pero eso no fue suficiente para que las voces disminuyeran.

La indignación de los rumanos ha llegado al nivel que este martes, por octavo día consecutivo, sigan manifestando, ahora exigiendo la dimisión del Gobierno y la convocatoria a nuevas elecciones. Para calmar la tensión, Grindeanu ha hablado abiertamente sobre la posible destitución del ministro de Justicia, Florin Iordache, quien fue el responsable de redactar el polémico decreto.

El Gobierno dirigido por Grindeanu no tiene ningún motivo para dimitir
Liviu Dragnea
, líder del gobernante Partido Socialdemócrata (PSD).

Ante las multitudinarias protestas por todas las ciudades de Rumania, el líder del PSD, Liviu Dragnea, que es considerado como el ”primer ministro en la sombra", afirmó que había "un plan para derrocar al Gobierno" pidiendo que se investigara "quién financia" a los manifestantes. 

La norma aprobada anulaba cualquier delito de corrupción que no haya provocado perjuicio al Estado por un monto superior a los 44 mil euros (alrededor de 350 mil quetzales), siendo tachada como una ley a beneficio de Dragnea, imputado en un caso de abuso de poder y corrupción por daños estimados de alrededor de 24 mil euros (cerca de 193 mil quetzales), con lo que podría haber eludido cualquier responsabilidad penal.   

Como en otros países del mundo, las redes sociales han jugado un papel muy importante en esta serie de protestas, ya que por su medio realizan convocatorias y lugares de concentración, donde muchos jóvenes están siendo protagonistas de los cambios necesarios en cada gobierno.

  • RECUÉRDALO: 

Según los medios de comunicación local, alrededor de 200 mil rumanos participaron en diversas manifestaciones por todo el país un día después, algo sin precedentes desde la caída del comunismo en 1989.

*Con información de El Periódico Internacional

08 de febrero de 2017, 06:02

cerrar