Nadador de EE.UU. confiesa la verdad sobre el robo en Brasil

Luego que distintos videos de vigilancia probaran que cuatro miembros del equipo de natación olímpica de EE.UU. inventaron un asalto a mano armada para ocultar los destrozos que causaron en una gasolinera, uno de los involucrados admite su responsabilidad y pide disculpas

Gunnar Bentz, uno de los cuatro nadadores, admitió que los hechos fueron inventados y, por medio de un comunicado emitido por la Universidad de Georgia (EE.UU.), donde estudia, pidió disculpas por su papel en este incidente. Asimismo culpó a su compañero Ryan Lochte de haber iniciado todo el escándalo.  

Lamento que esta situación haya desviado la atención de los Juegos Olímpicos, que han sido increíblemente bien organizados por Brasil y sus ciudadanos.
Gunnar Bentz,
Nadador

La disculpa pública trasciende luego que la policía brasileña reunió pruebas que desmienten la versión del equipo de nadadores que sostenía que habían sido asaltados. En el comunicado se confirma la versión de la policía

Bentz, de 20 años, señaló que el múltiple medallista olímpico y el que expuso por primera vez el relato del asalto fue Ryan Lochte, fue él responsable de los incidentes en la gasolinera. "No estoy seguro del por qué, pero mientras estábamos ahí, tiró al suelo un letrero que estaba sujeto a la pared", dijo el joven nadador.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Cuando los guardias de seguridad del local se percataron de los hechos, exigieron a los deportistas reponer económicamente los daños ocasionados. Pero, ignorando esas demandas, Lochte y otro nadador James Feigen pretendían abandonar el lugar. Fue entonces cuando los vigilantes desenfundaron sus armas. 

A pesar de esto, Lochte "empezó a gritar" a los guardias y "mantuvo una acalorada discusión", aunque "no hubo contacto físico". Finalmente los cuatro miembros de la delegación olímpica estadounidense se marcharon tras pagar la multa, "unos 50 dólares, todo lo que tenían".

*Con información de RT

20 de agosto de 2016, 11:08

cerrar