Nadal destroza a Federer y busca su segundo título en Australia

El español Rafael Nadal no se intimidó por el despliegue agresivo del suizo Roger Federer, a quien doblegó de forma magistral por 7-6 (4), 6-3 y 6-3 en dos horas y 24 minutos, para alcanzar por tercera vez la final del Abierto de Australia, donde el domingo se enfrentará con el también suizo Stanislas Wawrinka.

Con el techo de la Rod Laver Arena abierto, después de las lluvias de por la mañana, ambiente frío y un ligero viento, la pista central se llenó con 15.000 espectadores, como si se tratase ya de la final.


Y un Nadal estratosférico regresa de nuevo al último partido de Melbourne, tras ganar la final del 2009 al propio Federer y caer ante el serbio Novak Djokovic en la del 2012. Un Nadal que jugó el primer set sin protección en la palma de su mano, donde su llaga se ha hecho famosa en todo el planeta, y un Nadal ante el que Federer mostró su mejor versión al ataque, sin premio.

El suizo tuvo que rendirse a la evidencia de que el de Manacor sabe perfectamente cómo jugarle y cómo vencerle, ya que no logra imponerse en el Grand Slam al español desde Wimbledon en 2007, y Rafa lleva ya 23 victorias por 10 derrotas.

Es una sensación increíble, después de haberme perdido el año pasado. Es un gran honor para mí jugar contra él, esto hace que este partido sea muy especial.
Rafael Nadal


"Estoy orgulloso de haber jugado contra él hoy. Y ahora quiero disfrutar de esta victoria ante Roger, porque empezar la sesión con una final en el primer Grande de la temporada es increíble", apostilló.

Si Rafa gana el domingo a Wawrinka, verdugo del checo Tomas Berdych en la otra semifinal disputada el jueves, y logra su Grande número 14, además de empatar con el estadounidense Pete Sampras en número de grandes y colocarse a tres del líder Federer, el español se convertirá en el tercer jugador en la historia en ganar dos veces cada uno de los cuatro torneos que forman el Grand Slam, después de los australianos Roy Emerson y Rod Laver.
de golpes de fondo, Nadal rompió de nuevo en el sexto juego del segundo parcial, desesperando a su rival. Fue entonces cuando se escucharon ciertas quejas por parte del suizo, haciendo notar al juez árbitro los gritos que Nadal profería cuando golpeaba.

No es nada nuevo
Roger Federer


Una nueva rotura al inició del tercer set de Nadal parecía decidir el partido más a su favor pero a las dos horas y dos minutos de duelo, Federer logró por fin un objetivo que parecía imposible, romper el servicio del español (2-1). Le duró poco ese alivio porque Rafa volvió a la carga, y con un nuevo robo volvió a dominar 4-3.

Con grandes campeones en la grada, como los australianos Rod Laver, Kenny Roswell, o el estadounidense Pete Sampras, Nadal no concedió más opciones a Federer y sentenció el encuentro con maestría, rompiendo una vez más el servicio de Federer, y su ya tocada moral, en el octavo.

El domingo, Día de Australia, Nadal tendrá la oportunidad de agrandar su leyenda, de dejar más muestras de su fuerza y de seguir más número uno.

 

24 de enero de 2014, 07:01

cerrar