Natalia Imeri demuestra que un cromosoma más no es un límite

No existen límites, cada quien se los pone. Natalia, una adolescente de 12 años con Síndrome de Down, muestra que no hay límites ni diferencias al vivir y desarrollarse con un cromosoma extra.

Regina Imeri, madre de Natalia, abrió las puertas de su casa para ir más allá de los prejuicios para compartir, informar, y desterrar los mitos que los niños con síndrome de down no son “angelitos para meterlos en un escaparate”, son niños y adultos que tienen un futuro por delante.

  • MIRA...

“Es importante entender el síndrome de down para poder atenderlo”, afirma Regina mientras cuenta que supieron de la condición de su segunda hija al momento de su nacimiento, mientras planeaban en familia la forma para darle la oportunidad de vivir una vida normal inmersa en todas las actividades de acorde a su edad.

El hermano mayor de Natalia explica lo que significa tener una hermana con Síndrome de Down.
El hermano mayor de Natalia explica lo que significa tener una hermana con Síndrome de Down.

Natalia estudia en el colegio La Asunción desde tercero primaria y lleva una vida como cualquiera, pero con ciertos reajustes. “Debemos estar conscientes que a nivel cerebral tienen una modificación, sus neuronas están más distanciadas, lo que quiere decir que el tiempo de adquisición y ejecución es más lento”, afirma la confiada mamá mientras aconseja que es importante ser pacientes, tolerantes y sobre todo perseverantes al momento de tener una relación con personas down.

Natalia es una joven independiente y tiene una vida exactamente igual al de una niña de 12 años. Disfruta de actividades extracurriculares como la danza, va a cumpleaños y fiestas de sus compañeras. Practica natación, le gusta tejer, juega con muñecas y monta bicicleta. Ha participado en diferentes actividades como ser alcaldesa por un día en la Municipalidad Capitalina, ha participado en diferentes presentaciones de danza, y, todo esto, con la diferencia que su aprendizaje es más lento.

¿Qué debe saber la sociedad?

Es muy importante que la sociedad, desde el núcleo de la familia, amistades y el mundo que los rodea tenga una apertura de pensamiento para que estas personas puedan desenvolverse como cualquiera.

La familia de Natalia busca que ella llegue a tener una vida normal, sea independiente y de a cuerdo a su capacidad cognitiva, realice ciertas actividades, trabajos y tareas. “Como todos los seres humanos algunos son buenos para ciertas actividades y trabajos y otros no”, afirma Regina.

“El Síndrome de Down tiene ciertas características que son asociadas a su gen, como rasgos físicos y de salud, pero no quiere decir que todos son iguales, es importante que tengan su individualidad y su propia personalidad. Antes de ser una persona con Síndrome de Down, son personas”, explica la persistente mamá mientras mientras Natalia termina uno de sus rompecabezas. 

En Guatemala todavía falta mucho para apoyar a las personas con esta condición, se debe tomar en cuenta todas las dificultades que tiene el Síndrome de Down. No son necedades especiales, son necesidades asociadas al Síndrome de Down y es importante proporcionar las herramientas adecuadas para que estas personas se puedan desenvolver dentro de un ambiente social.

"Es importante tene cuenta una persona con Síndrome de Down para expresarse debe desarrollar el pensamiento, estar en un ambiente, captar sus ideas, unirlas a sus sentimientos y poder expresarlas adecuadamente" comenta Regina esperando que poco a poca la sociedad esté lista para acoger a las personas con trisomía 21.

02 de abril de 2017, 16:04

cerrar