Niño de 9 años cursa bioquímica y energía molecular en la UNAM

Carlos Santamaría Díaz está estudiando química analítica en la UNAM. (Foto: rt.com) 

Carlos Santamaría Díaz está estudiando química analítica en la UNAM. (Foto: rt.com) 

Con tan solo 9 años, Carlos Santamaría Díaz está estudiando un diplomado de química analítica en el principal centro mexicano de educación superior, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Con cuatro horas de clase al día, Carlos absorbe todo lo que le enseñan sus maestros, sin necesidad de tomar apuntes o repasarlos en su casa. De sus 15 compañeros, él es el más joven del salón, pero su edad no representa impedimento para que entienda química y biología molecular a nivel universitario. La química es su juguete favorito.

"Si uno olvida que es un niño pues lo vería como alguien mayor tratando de aprender. Hace preguntas, resuelve sus tareas, participa haciendo ejercicios, lo normal que uno esperaría de un estudiante comprometido", señala Eduardo Rodríguez Bustamante, jefe del departamento de química analítica de la UNAM.

Carlos es un niño con altas capacidades cognitivas. Aprendió a leer a los 3 años gracias a un juego de letras que le regalaron una Navidad. Su primera lectura la escuchó su madre, cuando pronunciaba los meses de un calendario. Su deseo de entender la composición del universo y la naturaleza lo hizo adentrarse en el mundo de la química de manera autodidacta.

Ni sus padres, ni el mismo Carlos, pueden explicar de dónde provino su interés, sencilla y mágicamente surgió.

"Nos dimos cuenta que cuando estudiaba química en su tiempo libre, le dabas un libro para colorear o le pedías que hiciera una tarjeta de regalo para el día de las madresy lo llenaba de fórmulas químicas", recuerda su padre Fabián Santamaría Plascencia.

Fabián Santamaría Plascencia y Arcelia Díaz Sotelo, padres del niño genio. (Foto: unam.mx)
Fabián Santamaría Plascencia y Arcelia Díaz Sotelo, padres del niño genio. (Foto: unam.mx)

Carlos iniciará su cuarto año de educación primaria y sus padres decidieron que ya no siguiera con un modelo de escuela tradicional, y lo inscribieron en un programa de educación en línea que tiene la Comunidad Económica Europea en España. Con ejercicios trimestrales y un examen presencial que presentará a fin de año en la embajada española en México, quieren ayudar a que su hijo se capacite de la mejor manera posible.  

"Lo que sí no quiero es que se aburra de la escuela, lo cual era el riesgo que corríamos con la educación tradicional. Era increíble que al segundo año de primaria él ya no quisiera ir, teniendo esas capacidades. Yo no quiero que siendo un adolescente se canse", comenta su padre, mientras que el niño genio dice no saber qué hacer de grande. "Ya se verá cuando sea el momento de decidirse", agrega.

De grande no sé qué hacer, ya se verá cuando sea el momento de decidirlo.
Carlos Santamaría Díaz
, niño estudiante de química analítica en la UNAM.

Los padres de Carlos esperan que cuando cumpla 10 años, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos le permita acreditarse en un programa especial, para que con base a exámenes académicos, pueda adelantar años escolares. Mientras sus padres guían sus pasos, este pequeño con mente de científico sigue buscando descifrar, entre risas y fórmulas, el complejo mundo de la bioquímica. 

 

05 de septiembre de 2015, 17:09

cerrar