El nueve que encontró la muerte en los campos del Roosevelt

Limaco Adrian Morales jugó su último partido. (Foto: Bomberos Voluntarios) 

Limaco Adrian Morales jugó su último partido. (Foto: Bomberos Voluntarios) 

El sol del mediodía aprieta sobre la gramilla. Es domingo de fútbol en los campos del Roosevelt y sobre la cancha sintética #1 se disputa un encuentro de la liga aficionada de Futbol 11 “Hugo Cabrera”. Los equipos InstaGas y Hannover 96 salen al campo a eso de las 10 de la mañana. 

Habian transcurrido 15 minutos del pitazo inicial cuando Limaco Adrian Morales, el número nueve de los Hannover, empieza a sentirse mareado. El delantero titular del equipo pide su cambio y el árbitro lo autoriza inmediatamente. 

En el momento que la pelota abandona el terreno de juego, Morales camina hacia el centro de la cancha para salir. A unos dos metros de la línea blanca el joven de 24 años se desploma. Todo se detiene en ese momento y todo su equipo se acerca a auxiliarlo.

Los bomberos Voluntarios atendieron la emergencia, según cuenta William González el portavoz del citado cuerpo bomberil. “Cuando llegó nuestra unidad el joven ya había muerto”, relata González, “se declaró su fallecimiento y se acordonó el área para que el Ministerio Público procesara la escena según lo establece la ley”, agrega.

El cuerpo sin vida de Morales quedó tendido sobre la gramilla sintética antes de las 11. Algunos de sus compañeros de equipo aseguran que Morales se había casado unas horas antes, la noche del sábado. 

El partido y toda la actividad en el complejo deportivo fue suspendida. Los jugadores que disputaban encuentros futbolísticos en las cinco canchas del recinto se retiraron del lugar sin victoria. 

La causa

González asegura que es un caso “inusual”. Los paramédicos de los Bomberos Voluntarios, en su diagnóstico preliminar, aseguran que Morales murió de un paro cardiaco. Aún debe realizarse una autopsia para determinar con exactitud a qué se debió el fallo de su corazón. 

La Asociación del Corazón de Estados Unidos (AHA, por sus siglas en inglés)  advierte que aunque la mayoría de la gente relaciona las enfermedades cardiovasculares y los infartos con la población de adultos mayores, esto no quiere decir que los jóvenes no estén en riesgo de sufrir estos padecimientos. 

  • LEE AHORA: 

Un estudio de esta entidad llegó a la conclusión que muchos jóvenes y sus médicos desestiman claros síntomas de complicaciones del corazón debido a la “corta edad” de los pacientes. Los pacientes de 18 a 24 años con hipertensión tuvieron 28% menos probabilidades de recibir el diagnóstico oportuno del corazón en comparación con los mayores de 59 años, ejemplifican. 

23 de julio de 2017, 13:07

cerrar