Obama urge al Congreso aprobar la reforma migratoria este año

El Presidente Barack Obama pronuncia su discurso del Estado de la Unión ante el Senado estadounidense por quinta vez. (Foto: AFP)

El Presidente Barack Obama pronuncia su discurso del Estado de la Unión ante el Senado estadounidense por quinta vez. (Foto: AFP)

El presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió este martes al Congreso para aprobar la reforma migratoria "este año" en su discurso sobre el Estado de la Unión, pronunciado ante las dos Cámaras.

Aunque Obama no se refirió a la obtención de la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados en su discurso, la Casa Blanca volvió a expresar, en un comunicado emitido minutos antes, que "arreglar el sistema de inmigración" pasa por "proporcionar un camino merecido a la ciudadanía para los inmigrantes que paguen una multa y los impuestos, que aprendan inglés, y que superen una verificación de antecedentes".

La mención a la reforma migratoria, aunque fue escueta, desató una fuerte ovación y puso en pie a numerosas personas del pleno del Congreso, donde aplaudió incluso el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor.

"Los republicanos y demócratas del Senado han actuado. Sé que los miembros de ambos partidos en la Cámara de Representantes quieren hacer lo mismo. (...) Procedamos a aprobar la reforma este año", apremió hoy Obama en su alocución más importante del año.

Estados Unidos ha logrado salir adelante luego de haber sufrido la recesión económica y se dirige hacia una recuperación, aseguró Obama, en su discurso del estado de la Unión.

"Por eso creo que éste puede ser un muy buen año para Estados Unidos", dijo Obama en el Capitolio de Washington, sede del Congreso.

"Tras cinco años de grandes esfuerzos, Estados Unidos está mejor posicionado para el siglo XXI que cualquier otro país en la Tierra", aseveró el mandatario ante los legisladores.

Obama instó además al Congreso a aumentar el salario mínimo federal, al hacer un llamado a los legisladores a revertir la desigualdad de sueldos en el país.

"Denle un aumento a Estados Unidos", dijo Obama en su discurso, en el que pidió apoyo a un proyecto de ley que aumenta el salario base en casi 40% en las empresas que trabajan con el Estado.

Entre aplausos, Obama resumió los logros recientes de su gobierno en reducir el desempleo a los niveles más bajos en cinco años, aumentar la producción energética, al tiempo de hacer que Estados Unidos retomara la cima mundial como destino de inversiones.

Pero seguidamente, el mandatario tocó la situación que ha marcado su mandato desde 2011: la oposición de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes a gran parte de sus reformas, sobre todo las fiscales.

"La pregunta para todos en esta cámara que rondará por cada decisión que hagamos este año, es si vamos a ayudar o dificultar este progreso", señaló.

El mandatario elogió el acuerdo bipartidista logrado a fines de 2013 sobre el presupuesto, luego que los diferentes puntos de vista de ambos partidos sobre los ingresos y los gastos provocaron en octubre una paralización del gobierno federal durante dos semanas.

"En los próximos meses, vamos a ver en donde más podemos hacer avances juntos. Hagamos de éste un año de acción", afirmó Obama, que inicia el segundo año de su segundo y último mandato.

Demócratas y Republicanos vitorearon al presidente de Estados Unidos durante su discurso.  (Foto: EFE)
Demócratas y Republicanos vitorearon al presidente de Estados Unidos durante su discurso. (Foto: EFE)

Obama, afirmó hoy que su país "no se detiene" y que él "tampoco" lo hará, al prometer que adoptará medidas ejecutivas, que no requieren la aprobación del Congreso, para que 2014 sea "un año de acción", porque eso es lo que la "mayoría" de los ciudadanos quiere.

"En los próximos meses vamos a ver dónde podemos avanzar juntos, hagamos de éste un año de acción. Eso es lo que la mayoría de los estadounidenses quiere", destacó Obama al comienzo de su discurso sobre el Estado de la Unión.

Según el mandatario, 2014 "puede ser un año decisivo" para el país, ya que "por primera vez en más de una década" es el lugar "número uno del mundo" para invertir, por delante de China.

"Como presidente, mi compromiso es hacer que Washington funcione mejor", dijo Obama al adelantar que "está ansioso" por trabajar con el Congreso, pero que también tomará medidas ejecutivas siempre que pueda "para ampliar las oportunidades para más familias estadounidenses".

La tasa de desempleo "es la más baja en cinco años, el mercado de la vivienda ha reflotado y el sector manufacturero está agregando puestos de trabajo por primera vez desde la década de 1990", destacó el presidente al resaltar algunos de los logros de la recuperación económica.

"Hoy, tras cuatro años de crecimiento económico, los beneficios empresariales y los precios de las acciones casi nunca han sido tan altos, y los de arriba nunca han estado mejor", afirmó.

Pero, al mismo tiempo, "los salarios promedio apenas se han movido, la desigualdad se ha profundizado y la movilidad ascendente se ha estancado", advirtió.

Obama lamentó que, incluso en un momento de recuperación económica, "demasiados estadounidenses están trabajando más que nunca solo para sobrevivir y salir adelante".

Política exterior

En su discurso advirtió al Congreso que vetará cualquier proyecto de ley que incluya nuevas sanciones a Irán durante el plazo de negociaciones entre el Grupo 5+1 y el régimen iraní, y urgió a "darle una oportunidad de éxito a la diplomacia".

"Déjenme aclarar algo: si este Congreso me envía ahora un nuevo proyecto de ley de sanciones que amenace con descarrilar estas negociaciones, lo vetaré", dijo Obama durante su discurso del Estado de la Unión ante ambas cámaras del Congreso.

"Por el bien de nuestra seguridad nacional, tenemos que darle una oportunidad de éxito a la diplomacia", agregó.

"Si los líderes de Irán no aprovechan esta oportunidad, yo seré el primero en requerir la aplicación de más sanciones y estaré listo para ejercer todas las opciones necesarias para asegurar que Irán no fabrique un arma nuclear", enfatizó.

Pero si los líderes iraníes "aprovechan esta coyuntura", "entonces Irán podría dar un paso importante para volver a formar parte de la comunidad de naciones", y EE.UU. habrá "solucionado uno de los desafíos principales en materia de seguridad de nuestra época, evitando los riesgos de una guerra", prosiguió Obama.

El Grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) alcanzó el pasado 24 de noviembre un acuerdo preliminar con Irán en virtud del cual el Gobierno iraní congeló desde la semana pasada los aspectos más polémicos de su programa nuclear, a cambio de un alivio moderado del régimen internacional de sanciones.

28 de enero de 2014, 21:01

cerrar